http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg
Fútbol | Valencia CF

La terapia de Mestalla

La terapia de Mestalla

El equipo recurre a su fortaleza como local para borrar lo de Getafe | El Valencia, con Garay todavía lesionado y con sólo 3 goles encajados en casa, recibe a un Celta que es el cuarto equipo más goleador de Primera

JUAN CARLOS VALLDECABRESValencia

José Carrascosa es el sicólogo que, con amplia experiencia en todo lo que tiene que ver en el ánimo de los futbolistas y deportistas en general, está a pie de campo en muchos entrenamientos. Marcelino, un tiquismiquis con todo lo que tiene alguna relación por lejana que sea con el grupo que maneja, dedica siempre buena parte de su esfuerzo en reforzar la autoestima de sus jugadores. Lo hizo en sus anteriores equipos, el más reciente el Villarreal, y lo sigue aplicando en el Valencia CF. A finales de septiembre, por ejemplo, cuando el equipo empezaba a enseñar los dientes en la Liga, Marcelino decía: «Estamos a un nivel por encima de lo que yo esperaba».

Más de dos meses después, el Valencia no sólo ha mantenido y consolidado ese estatus sino que ha reforzado todavía un poco la creencia en sí mismo. El problema ahora es que el Valencia viene de experimentar por primera vez el impacto de una derrota, y además con todo el añadido que supuso perder contra un rival como el Getafe y, encima, con uno menos sobre el terreno de juego durante más de una hora.

Hoy le toca a hablar a Marcelino y verbalizar el estado de ánimo de sus jugadores, después de una semana en la que se ha hablado más del dichoso césped del campo del Getafe, de las pillerías del club y del equipo rival así como de las sucias formas de Damián Suárez, que de analizar cómo de incapaz fue el Valencia -entrenador incluido- de salir de la trampa en la que le habían planteado.

En fútbol, siempre que viene una derrota, la versión que ofrecen los futbolistas afectados es que lo mejor que puede pasar es jugar otro partido lo más rápidamente posible para resetear lo antes posible. Pasado mañana por Mestalla y seguramente con Garay todavía en la enfermería (ayer tampoco se entrenó con sus compañeros) pasará el Celta, un equipo con delanteros puntillosos (es el cuarto equipo más goleador de Primera) y al que se le debe ganar si no se quiere correr el riesgo de poner en riesgo esa segunda plaza (el Atlético de Madrid está un solo punto por detrás), posición que se luce en las últimas siete jornadas de competición.

Lo bueno en este caso en concreto es que el Valencia cuenta con el factor Mestalla a su favor. Si hay un sitio donde el equipo ha demostrado encontrarse 'cómodo', ese es el estadio blanquinegro. Pese a que ha habido rivales que han metido en algún apuro al Valencia -al margen de Atlético y Barça-, las estadísticas no ofrecen ninguna duda respecto a la convicción que tiene el equipo ante su afición. Incontestable. Esos 3 goles que ha recibido únicamente en las 7 jornadas disputadas en Mestalla dice bien a las claras del comportamiento que tiene el equipo, con esa media de 0,4 goles encajados por partido. Sólo Atlético de Madrid y Sevilla han sido capaces de dejar tan bajo mínimos esa cifra de goles recibidos cuando juegan en su propio campo.

Fuera de casa, el Valencia ha sido más intermitente y esos 10 goles que ha sufrido (también en 7 jornadas como visitante) reflejan bien a las claras el embrujo que ofrece un estadio como Mestalla. A la afición no se le puede poner ni un pero en su comportamiento y los jugadores, además de reconocerlo, han sido capaces de recompensar el aliento de la grada. La idea del vestuario es que este sábado vuelva a quedar demostrada esa simbiosis.

No obstante, existe una cierta duda por saber hasta qué punto los jugadores pueden llegar a acusar no sólo esa derrota de Getafe sino la presión de no fallar por la cercanía del Atlético de Madrid. Para ellos, afortunadamente, es tan nueva esta situación como puede llegar a ser el hecho de verse por debajo en el marcador. Sólo en 32 de los 1.260 minutos de Liga disputados (más los 180 de Copa), el Valencia ha visto cómo el rival se adelantaba. Contra el Madrid fue capaz de nivelar el marcador, pero no contra el Getafe y pese a jugar con uno más.

Más

Fotos

Vídeos