Las Provincias

Lim tendrá que justificar en un juzgado la ampliación de capital del Valencia CF

Miguel Zorío, en la puerta de la sede del club con la oferta para comprar el Valencia que presentó hace unos meses. :: jesús signes
Miguel Zorío, en la puerta de la sede del club con la oferta para comprar el Valencia que presentó hace unos meses. :: jesús signes
  • El mercantil número 3 de la ciudad admite a trámite una demanda de Zorío contra la operación que convirtió 100 millones de un préstamo en acciones

De forma paralela a la catástrofe deportiva que vive el Valencia CF, el máximo accionista, Peter Lim, continúa con frentes abiertos a nivel social con la vía judicial en el horizonte. El accionista Miguel Zorío presentó una demanda por la última ampliación de capital, que permitió al magnate de Singapur hacerse con el 82,3%, y que el juzgado de lo mercantil número 3 de Valencia ha admitido a trámite.

Zorío presentó la demanda al entender que el máximo accionista del Valencia convirtió en capital lo que fue un préstamo de 100 millones de euros «para que el club comprara jugadores del entorno de Jorge Mendes». Un dinero que se destinó a la adquisición de futbolistas como Rodrigo (30 millones), André Gomes (15 millones) y Joao Cancelo (15 millones). Los tres provenientes del Benfica. El exvicepresidente del Valencia siempre ha defendido que el club compró jugadores de la cartera del agente luso con precios que estaban fuera de mercado.

La admisión a trámite de la demanda de Zorío significa un quebradero de cabeza más en el laberinto que se ha convertido el Valencia para el empresario de Singapur. Además de los problemas en el fútbol, Lim suma una mala racha en los negocios con Rowsley, su sociedad de inversión, que se ha visto muy afectada por la crisis inmobiliaria en Singapur y por la ralentización de sus negocios hoteleros en el Reino Unido por culpa del 'brexit'. Una vez admitida a trámite la demanda presentada por Miguel Zorío, el proceso normal es que haya un acto de conciliación entre el demandante y el Valencia -la lógica invita a que no se llegará a ningún acuerdo- y el siguiente paso sería que la juez encargada del caso tomara una decisión sobre la demanda. Las consecuencias de tumbar la última ampliación de capital tendría unas consecuencias para la entidad difícil de cuantificar en estos momentos.

Zorío argumentó en su demanda que la aprobación de la ampliación de capital incumplía la Ley de Sociedades de Capital. El accionista aludió al artículo 301: «Cuando el aumento del capital de la sociedad de responsabilidad limitada se realice por compensación de créditos, éstos habrán de ser totalmente líquidos y exigibles. Cuando el aumento del capital de la anónima se realice por compensación de créditos, al menos, un veinticinco por ciento de los créditos a compensar deberán ser líquidos, estar vencidos y ser exigibles, y el vencimiento de los restantes no podrá ser superior a cinco años». Además, según Zorío, el consejo de administración del Valencia en las cuentas anuales en el punto 8.2.2 «Deudas con empresas del grupo» hace mención expresa a dicho vencimiento, reconociendo el incumplimiento de los requisitos.

El juzgado también ha estimado que Zorío no atentó contra el honor de Lim al decir que fichó a jugadores con sobreprecio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate