Las Provincias
Quique Setién, durante un partido de Las Palmas contra el Atlético de Madrid. :: EFE/Ángel Medina
Quique Setién, durante un partido de Las Palmas contra el Atlético de Madrid. :: EFE/Ángel Medina

Setién pregunta por el cuerpo técnico del Valencia

  • Murthy y Alemany vuelven a ir a Paterna y el futuro presidente habla con Voro, pero para desearle suerte de cara a la cita de Málaga

  • El actual entrenador de Las Palmas y uno de los candidatos de Alesanco recibe buenos informes del trabajo de Sanz y Monar

valencia. El Valencia sigue empeñado en no querer dar pistas sobre quién será el hombre que ocupe el banquillo de Mestalla la próxima temporada. Pese a la gran labor de Voro y su equipo de trabajo, Anil Murthy, Mateo Alemany y mucho menos José Ramón Alesanco han optado por no expresar ninguna manifestación en la que se pueda extraer que el actual entrenador ha hecho méritos suficientes para continuar. Ayer, por ejemplo, Murthy y Alemany volvieron a acercarse al entrenamiento en la ciudad deportiva, acompañados también por algunos miembros de la secretaría técnica. Murthy habló con Voro pero, al parecer y según algunas fuentes, sólo fue un saludo entre ambos y el deseo por parte del futuro presidente de ganar este sábado en La Rosaleda.

Mientras, alrededor del Valencia empiezan a observarse algunos movimientos de cierto interés. Después de que se supiera recientemente por boca del propio Marcelino que el Valencia no se había puesto en contacto con él, de quien sí se puede extraer alguna pista es de Quique Setién, actual técnico de la UD Las Palmas. Desde que el cántabro recibiera a finales de marzo una llamada del club valencianista interesándose por su disponibilidad laboral, las posiciones entre ambas partes han ido poco a poco aproximándose, hasta el punto de que el técnico ha comenzado una ronda de contactos para recabar información acerca del actual cuerpo técnico del conjunto blanquinegro.

Setién ha recibido opiniones sobre el segundo de Voro, Chema Sanz, y también sobre el preparador físico, Juan Monar, con la finalidad de decidir si los podría incluir o no en su equipo de trabajo de cara a la próxima temporada. Las fuentes consultadas apuntan que las referencias que ha recibido de ambos han sido satisfactorias, por lo que en un principio Quique Setién vería con buenos ojos mantenerlos en sus actuales puestos de cara a planificar el curso que viene. Una de las cosas que siempre ha tenido claro Setién sobre la fórmula idónea para trabajar es el de rodearse de personas cuanto más cualificadas mejor, apostando siempre por profesionales que puedan superarle en conocimientos en las diferentes áreas.

Eso sí, el todavía entrenador de la Unión Deportiva Las Palmas -dejará de serlo el próximo 30 de junio al vencer su vinculación contractual- llegaría a Valencia acompañado por Eder Sarabia, hijo del que en su día fuera futbolista del Athletic Club Manu Sarabia, quien se ha convertido desde hace un año y medio en su mano derecha, y también de Fran Soto, otro de sus hombres de confianza, a quien decidió llevarse a Gran Canaria a final de la pasada campaña para reforzar la parcela de la preparación física. Soto acompañó también a Setién durante sus seis temporadas al frente del Lugo. Se entienden a la perfección.

En estos momentos, Sarabia y Soto serían los dos únicos nombres que acompañarían a Setién si llegara a concretarse el interés que José Ramón Alesanco, director deportivo blanquinegro, ya parece haber demostrado por él. En Las Palmas también confió únicamente en ellos dos como miembros externos de su equipo técnico, quienes se sumaron a los demás profesionales que ya se encontraban en el plantel. Una situación que con casi toda probabilidad volvería a repetirse en el caso de firmar por el Valencia.

Setién está encantado con la idea de hacerse cargo del club blanquinegro, como expresan desde su entorno más cercano, incluso alaba el gran nivel de la plantilla, por lo que no habría planteado imposiciones en ese sentido. Además, como recordó hace poco tiempo ante los medios de comunicación, sus emolumentos tampoco serían un inconveniente a la hora de cerrar un futuro fichaje.

Mientras esto sucede, a Voro la única opción que le queda y en lo que se centra verdaderamente es en intentar que su equipo continúe sumando puntos. Su expediente como entrenador del Valencia recoge con el paso de las jornadas una nota cada vez más brillante.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate