http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Santi Mina, el más eficiente de Primera

Nacho Gil abraza a Santi Mina tras el gol del gallego que empataba el partido. / afp
Nacho Gil abraza a Santi Mina tras el gol del gallego que empataba el partido. / afp

El jugador confirma su espectacular temporada: marca gol cada 87 minutos | La puntería del gallego le sitúa en lo más alto del ranking, mientras que el partido de Eibar supuso el estreno de Nacho Gil como titular en Liga

J. CARLOS VALLDECABRES VALENCIA.

Cuando un equipo pierde no es fácil buscar argumentos a los que aferrarse para intentar no decaer el ánimo. Para algunos futbolistas, la de ayer de Eibar resultaba una prueba bastante interesante. Para Santi Mina, por ejemplo. Con Simone Zaza sancionado, para el gallego se presentaba este partido con una carga especial en lo personal. Para él, esta temporada está siendo la mejor como valencianista pero da la casualidad que en este excepcional estado de forma también se encuentran precisamente sus compañeros de demarcación: Rodrigo y Zaza. Afortunadamente para el Valencia, los tres se han puesto de acuerdo para rivalizar en lo de hacer bien su trabajo. Tanto se ha hablado este verano de que el Valencia adolecía de un 9 que garantizase puntería (y de hecho con lo de Sandro todavía se sigue debatiendo), que los tres se han encargado por ahora de anular a los más críticos.

Mina, además, se ha convertido en una de las revelaciones del campeonato a nivel general. Se podrá como siempre discutir más o menos su participación en el juego del equipo, pero nadie puede poner en duda su tremenda inspiración. Está que se sale y aunque Marcelino -por lo que se ve- no parece que tenga muchas dudas de si le da para quitar la titularidad a Zaza o a Rodrigo, si ocurriera, la permuta estaría avalada por los números.

Con 524 minutos disputados y 6 goles, Mina es garantía indiscutible y se coloca en todo lo alto del ranking en Primera: anota cada 87 minutos de juego, una efectividad superior incluso a la de Messi (un gol cada 96 minutos). Por supuesto, en la comparativa con Zaza y Rodrigo, el gallego les saca una ventaja más que apreciable: el italiano necesita 112 minutos para enchufarla y Rodrigo 155. En Ipurua Santi Mina chutó dos veces y metió uno.

Lástima que en esta ocasión sirviera de poco y el propio futbolista hablaba de eso nada más finalizar el encuentro. «Los goles que no contribuyen a la victoria me dan igual. Mi trabajo es éste, me pagan para ello. Entreno para jugar y es el míster el que decide. Estoy orgullosísimo de vestir esta camiseta», comentaba sin un solo amago de disgusto por su habitual suplencia. La de ayer fue la cuarta vez que actuaba como titular en Liga. Y no la dejó escapar. Su remate era fácil pero había que estar ahí y esa es una de las virtudes que se exige a cualquier delantero.

Al margen de la muesca del delantero, para otro valencianista la cita de este sábado también quedará en el recuerdo. Marcelino dio la titularidad a Nacho Gil, que debutó de esta forma desde el inicio en Liga. En Copa ya lo había hecho, pero nunca había disfrutado de este privilegio en la competición liguera. Hasta ahora, su aportación entre los once sólo se había producido en los dos encuentros de Copa frente al Zaragoza, competición que por ahora Marcelino está reservando a los jugadores con menos minutos.

El Valencia tiene una plantilla tan corta que el técnico se empieza a ver obligado, forzado también por las circunstancias, a echar mano de jugadores que en un principio e sabía que lo iban a tener bastante complicado. Ayer se esperaba que Gayà y Lato fueran los titulares.

Fotos

Vídeos