Las Provincias

Fútbol | valencia cf

La ridícula lucha por el trono

Rodrigo sólo tuvo que empujar el balón con suavidad para marcar.
Rodrigo sólo tuvo que empujar el balón con suavidad para marcar. / EFE / Kai Försterling
  • Con tan sólo dos partidos para el final de Liga, los delanteros encuentran una motivación peculiar dentro de unas cifras anotadoras discretas

  • Zaza, Munir y Mina están empatados con seis goles y Rodrigo se queda a uno

Que el Valencia se juega en este final de campeonato, entre otras cosas, el dinero del reparto de televisión es algo que ya se encargó de recordarlo hace unos días Javier Tebas, presidente de la LFP. Cada posición en la tabla influye a la hora de que sea un pellizco económico u otro. Pero como a veces suele ser habitual en este tipo de cuestiones casi de segundo orden, el mensaje no cala con excesiva fuerza en el vestuario. Al menos no como quisiera el departamento financiero de la entidad. Cuando no hay un puesto por entrar en Europa, un título o un descenso en juego, por muy profesionales que sean los futbolistas, se tiende consciente o inconscientemente a levantar el pie del acelerador.

Y puestos en este escenario tan peculiar e insípido para el Valencia, la motivación que puede encontrarse en los dos encuentros que restan para acabar la competición hay que buscarlo también en algunos aspectos de carácter más individual, que sí suelen tener su peso en un profesional.

Que la temporada ha sido un desastre es una losa que cada futbolista lo lleva a su manera, pero para los delanteros en particular, la cifra de goles anotados es sobradamente ridícula. Pensar que después de 36 jornadas disputadas, los teóricos goleadores del equipo blanquinegro han sido incapaces de superar la media docena de anotaciones cada uno muestra claramente por dónde ha ido la línea de actuación del equipo.

Tras este penúltimo trámite del curso, Zaza, Munir y Santi Mina comparten el 'honor' de encabezar la lista de pichichis. El italiano ha tenido el hándicap de haberse incorporado a mitad de temporada -menos participaciones-, aunque siempre ha actuado como delantero centro, cosa que no han disfrutado ni Santi Mina ni Munir.

Hay que recordar que este verano, el 9 que eligió el Valencia para sustituir a Paco Alcácer fue Rodrigo. Pako Ayestarán lo tuvo claro desde la pretemporada. El hispano brasileño iba a ser el delantero centro blanquinegro, una oportunidad para reivindicarse en esa demarcación después de dos años mostrando una línea irregular y casi siempre pegado a la banda aunque en contadas ocasiones como mediapunta.

Los 13 de Alcácer, muy lejos

La lesión impidió a Rodrigo demostrar si realmente es un 9 válido o no para las necesidades del Valencia. Ayer, volvía a marcar cinco meses después de hacerlo por última vez, aunque esa última anotación vino por partida doble y en Copa del Rey (contra el Leganés en Mestalla). Ahora tiene Rodrigo 5 dianas en Liga y se suma a esta pelea con sus otros tres compañeros. Contando Liga y Copa del Rey, Munir -pese a jugar en banda- y Rodrigo acumulan 7 tantos cada uno.

Nada que ver esas cifras con los 13 que sumó la temporada pasada Alcácer, seguido en esa faceta por Parejo (8) y Negredo (5), en lo que a la Liga se refiere. El Valencia ha ido a menos ofensivamente porque en la 2014-15, a los 12 que llevaba Parejo había que añadir los 11 de Alcácer, los 7 de Piatti y los seis que Nicolás Otamendi y Feghouli marcaron cada uno.

«Me quiero quedar en el Valencia, pero el año ha sido malo. El club tendrá que tomar decisiones y cada jugador seguirá su camino»

«El club no nos ha dicho nada sobre Voro. Personalmente sólo puedo asegurar que tengo contrato con el Valencia hasta el año 2020»

«Para nosotros es muy importante terminar la temporada con buen sabor de boca. Debemos ir pues a por los próximos dos partidos»

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate