http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Primer aniversario del fallecimiento de Jorge Iranzo

Jorge Iranzo posa con el coche, con el escudo en las ruedas. / lp
Jorge Iranzo posa con el coche, con el escudo en las ruedas. / lp

Hasta su muerte a los 57 años, este aficionado demostró con su abnegada presencia en casi todos los partidos su amor por el Valencia

C. V. VALENCIA.

En el momento en el que se ha puesto de moda calificar a los aficionados del Valencia, coincide esta agitación social con el primer aniversario del fallecimiento de Jorge Iranzo, posiblemente uno de los más tenaces y abnegados seguidores blanquinegros de las últimas décadas. Hoy hace justo un año que falleció a los 57 años de edad, una persona que renunció a infinidad de posibilidades para pagarse no sólo el pase -más de 40 años de socio y antes poseedor del abono infantil- sino también un sinfín de innumerables viajes para apoyar al equipo allá donde jugara. Horas y horas al volante de un coche alquilado para sufrir y disfrutar con su equipo. Su hermano Javier ha recogido el testigo por así decirlo de ese incombustible seguidor, aunque sólo sea en su caso para ver los partidos de Mestalla.

«Mi hermano siempre decía que el hecho de no faltar a ningún viaje no le hacía ser más valencianista que los demás. Eso siempre lo comentaba. Pero es evidente que el Valencia era su pasión y su vida», relata Javier Iranzo con cierta nostalgia. En esa reflexión que tiene con el tiempo transcurrido, Javier habla con verdadera devoción de lo que experimentaba Jorge. «Gastaba sus días de vacaciones por los viajes del equipo, pegándose unas panzadas de horas, y cuando llegaba el verano apenas le quedaban cinco o seis días libres».

El viernes en la Junta de Accionistas y como suele ser una larga tradición, todos los presentes guardaron un minuto de silencio por todos los valencianistas fallecidos en este último año. En la Asamblea se habló de la soledad en la que falleció Manolo Cuenca, que motivó incluso una aportación económica de los empleados de la entidad.

El caso de Iranzo fue diferente pero también llamativo. Jorge nunca perdía la fe en la victoria de su equipo (3-0 era su resultado favorito), fuera donde fuera y a pesar de las dificultades deportivas que experimentó en las dos últimas temporadas. «Ojalá ganen este año algún título pero todos los aficionados nos preguntamos cómo reaccionará el equipo cuando llegue la primera derrota. No creo que al final podamos estar tan arriba, cuando pillemos un bache nos adelantarán los equipos de siempre».

Fotos

Vídeos