http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg
Fútbol | Valencia CF

La nueva joya del Valencia

Como uno más. Ferran observa el balón en el entrenamiento. / Lázaro de la Peña/VCF
Como uno más. Ferran observa el balón en el entrenamiento. / Lázaro de la Peña/VCF

Ferran Torres, de 17 años, completa su primer entrenamiento | Marcelino se funde en un abrazo con el canterano, reciente subcampeón del mundo sub-17, cuando acaba la sesión y delante de Mateo Alemany y de Voro

Juan Carlos Valldecabres
JUAN CARLOS VALLDECABRESValencia

No es nada habitual que un entrenador de Primera División, cuando acaba el entrenamiento, reclame a uno de sus futbolistas para darle un abrazo, pero en este caso las circunstancias son tan especiales que el gesto de Marcelino hacia Ferran Torres tiene su significado más allá de lo inusual de la escena. La imagen se dio ayer, cuando ya los jugadores se iban a la ducha tras la suave sesión de trabajo y en presencia de Mateo Alemany y de Voro. A ellos sí que saludó Ferran y seguramente por aquello de no cruzar una línea de respeto, el chaval prefirió mantener las distancias con su entrenador, con el que lógicamente antes ya había tratado. Fue Marcelino el que tuvo el detalle de agarrar al joven internacional y darle un espontáneo abrazo. Pese a que la imagen fue captada desde la distancia, desde luego la situación no estaba preparada de antemano. Sucedió de forma natural pero viene a representar todo lo que envuelve a esta gran apuesta de futuro que ha hecho el Valencia y que tiene al entrenador como gran valedor.

El protagonista de esta historia es Ferran -sin tilde como quiere la familia aunque el club sí lo acentúa-, un extremo derecho de Foios que a sus 17 años (29-2-2000) experimentó este martes por primera vez el sabor de sentirse profesional de un primer equipo como el Valencia. Que Ferran se ejercite a las órdenes de Marcelino no es realmente lo importante -que lo es-, lo verdaderamente destacable es que lo haga ya bajo el parámetro de considerarse como uno más del grupo a casi todos los efectos. No todos los días el Valencia tiene en su primera plantilla a un futbolista que aún no ha cumplido la mayoría de edad y cuyos entrenadores tienen claro que posee una progresión para llegar, como ha llegado, a la élite.

En un grupo en el que ya hay seis futbolistas de la Comunitat, Ferran aumentará la nómina de gente de la tierra a partir de enero, ya con dorsal preferente, es decir uno de los que ya hay libres hasta el número 25. Su reciente Mundial sub-17 disputado en la India, donde fue titular indiscutible junto a Hugo Guillamón para acabar conquistando el subcampeonato, ha confirmado los informes que posee el Valencia respecto a su valía.

En realidad, Ferran es parte de aquella famosa generación blanquinegra de 2000 de la que despuntaron varios efectivos (el ahora villarrealense Enric Martínez, el madridista Víctor Chust, el barcelonista Abel Ruiz, etc.). Ferran llega con la bendición de Marcelino y tiene por delante ahora dos meses de competición con el Mestalla de Penev pero trabajará a diario con el primer equipo.

Sus orígenes y sus cualidades

Ayer, en el estreno de su nuevo 'trabajo', a Ferran le trajo su hermana Arancha, que tras la comida regresó a por él para llevarlo a Foios. Allí le esperaba su padre, siempre vigilante en su educación en todos los ámbitos, para repasar cómo vivió lo que ha sido su primera gran experiencia. No podía imaginar aquel niño que empezó a darle las primeras patadas al balón en la cancha de fútbol sala de su colegio (EPLA) que once años después de que el Valencia le admitiera tras unas pruebas, y por recomendación del profesor de educación física, iba a acabar como jugador profesional.

Fue Raúl Muñoz el entrenador que más tiempo lo tuvo a sus órdenes en la Academia y el que más influencia ha podido tener en su formación. La disciplina que le marcó le vino bien para contribuir a su progresión. Aunque en fútbol-7 (antes no era fútbol-8) no despuntaba sobremanera, fue al dar el salto al campo grande y siempre ofensivo y pegado a la banda (su dorsal siempre fue el 7) cuando Ferran empezó a demostrar sus cualidades. Rápido, talentoso, con cierto descaro y sobre todo con gol, Ferran tiene por delante todavía un largo periodo de aprendizaje que no le impide, según quienes le conocen, tener los pies en el suelo. «Humildad» le recuerdan casi a diario en su casa, por eso cuentan que pese a los esfuerzos familiares de guardar todo lo que los periódicos publican sobre él, el chaval prefiere mantenerse un poco al margen. Cuando el Valencia negoció recientemente su situación contractual, Ferran lo vivió muy al margen aprovechando que estaba con la selección en el Mundial. En la distancia corta es sumamente introvertido y por eso dicen en su pueblo que no es nada fácil para él acercarse por ejemplo al polideportivo local y que algunos niños quieran hacerse fotos con él.

Su ídolo de siempre ha sido David Villa, aunque es probable que sus referencias hayan sido también sus hoy compañeros de vestuario.

Temas

Fútbol

Fotos

Vídeos