http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Noche de fichajes en Mestalla

Gabriel Paulista saluda y, a su lado, Murillo ayer en el palco de Mestalla. / manuel molines
Gabriel Paulista saluda y, a su lado, Murillo ayer en el palco de Mestalla. / manuel molines

El brasileño tendrá 80 millones de cláusula y el central colombiano viene a préstamo dos años con opción de compra obligada de 13 millones El club anuncia a Paulista y Murillo, y sólo falta cerrar la cesión de Kondogbia

J. CARLOS VALLDECABRES VALENCIA.

Ya quedan menos. Si se tiene en cuenta el pronóstico que el mismo jueves por la mañana hacía Marcelino recordando que iban a llegar cuatro refuerzos, el Valencia está a un solo paso de cerrar su plantilla en cuanto a incorporaciones se refiere. Horas después de que hablara el entrenador, aterrizaba en Manises Gabriel Paulista y ayer mismo el que llegó fue Jeison Murillo. Si tenemos en cuenta que lo de Kondogbia se puede dar también por cerrado (su hermano y agente también estuvo este viernes ultimando la operación en la sede del club), al técnico sólo le resta el hombre de banda que tanto ha demandado aunque nadie debería descartar que conforme vayan pasando los días se puedan presentar más oportunidades de mercado interesantes.

Anoche se hizo oficial tanto lo de Paulista como lo de Murillo. El primero firma por cinco años (hasta 2022), hay que pagar entre 11 y 12 millones de euros al Arsenal y se le ha adjudicado una cláusula de rescisión de 80 millones de euros, la misma cifra que en su momento se le aplicó a Carlos Soler y a Lato. El Valencia, por cierto, mantiene el nuevo estilo -el Barça también lo hace- de dar a conocer públicamente las cláusulas de rescisión que pone a sus estrellas, algo que algunos meses atrás no ocurría.

Por supuesto, tanto Paulista como Murillo estuvieron en Mestalla. Los dos se sentaron juntos, compartiendo incluso confidencias antes de que diera comienzo el encuentro, momento en el que también tuvieron que ponerse de pie a saludar al público aprovechando que se anunció su presencia por megafonía. Los dos centrales hablaron para los medios oficiales del club y ambos señalaron su pesar por los recientes acontecimientos ocurridos en Barcelona. «Estoy contento de fichar por el Valencia pero España no está viviendo un buen momento por la tragedia de Barcelona. Envío mi abrazo a los familiares que han perdido a un ser querido. Que Dios pueda confortar el corazón de todos», confesaba el brasileño, para apuntar de inmediato: «La afición del Valencia es muy apasionada, ayuda mucho. Está junto al equipo y eso hizo que me decidiera aún más a venir porque me gusta un equipo en el que la afición esté con los jugadores».

En similares términos se pronunciaba Jeison Murillo. Colombiano de 25 años que llega cedido para las dos próximas temporadas y cuya opción de compra obligatoria será de unos 13 millones de euros. Firmaría por cinco años, es internacional en 25 ocasiones y antes de recalar en el Inter pasó por Cádiz, Granada y Las Palmas. «Estoy agradecido a Dios que me abra la puerta de un club grande en España. Estoy contento por estar aquí. Ansiaba poder llegar. Tengo muchísimas ganas de ponerme la camiseta, de defenderla y de dar todo para aprovechar esta oportunidad», decía el central, 5 centímetros (1,82) más bajo que Gabriel Paulista.

Con los dos, Marcelino se asegura altura y contundencia para la defensa, quedando cada vez más evidente que Ezequiel Garay está un paso más fuera del Valencia. El club, en estos momentos, tiene seis centrales contando a Javi Jiménez y el argentino, que parecía estar esperando la opción del Spartak, parece que puede poner rumbo ahora a la Juventus. En los próximos días se tiene que precipitar su salida, a la espera también de lo que pudiera pasar con Abdennour.

Pero si lo de los centrales congratula a Marcelino por aquello de obtener más garantías, lo de Kondogbia es el pilar que le falta al técnico para asentar definitivamente el centro del campo del Valencia. Con 1,88 metros de estatura, el francés contrasta con la fragilidad física que pueden transmitir Parejo y Medrán, la pareja de pivotes que actuó anoche.

Con su hermano y representante en Valencia, el acelerón para anunciar la cesión de Kondogbia parece que es un hecho definitivo. El Inter va a dejarlo marchar en calidad de préstamo. La única vía posible que se contempló desde el primer momento para que viniera al Valencia era la cesión.?Las cifras de compra son inalcanzables (25 millones) pero al introducir a Cancelo en la operación (a cambio de 35 millones si lo compran), todo el panorama se ha vuelto más despejado. El Inter lo fichó por 36 al Mónaco.

Fotos

Vídeos