http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Murthy profana el valencianismo

Kim Koh atiende el discurso presidencial de Anil Murthy ante la junta. / VCF/lázaro de la peña
Kim Koh atiende el discurso presidencial de Anil Murthy ante la junta. / VCF/lázaro de la peña

El presidente critica sin identificar a antiguos dirigentes y subraya que ha existido racismo contra el grupo de Singapur «Al Valencia no lo salvó el sentimiento, sólo el dinero de Meriton», asegura

HÉCTOR ESTEBAN VALENCIA.

El presidente del Valencia, Anil Murthy, profanó ayer el sentimiento valencianista, lo más sagrado que hay en el club. Y lo hizo anteponiendo el poder del dinero, el de Meriton para comprar una entidad que está a punto de cumplir un siglo de vida y que se ha mantenido a flote en cada tempestad. Murthy mantuvo la soberbia de la propiedad y verbalizó ante la junta de accionistas los argumentos del incendiario comunicado del pasado miércoles. El presidente del Valencia, empleado de Peter Lim a fin de cuentas, ratificó la condición de su jefe de salvador del Valencia y del valencianismo. «El sentimiento no salvó a este club, nadie dio un paso por el Valencia. Lo salvó el dinero contante y sonante de Meriton», señaló Murthy.

El presidente lamentó los ataques vertidos desde la afición, medios de comunicación y ex dirigentes contra la propiedad del Valencia: «Ha existido racismo contra el grupo de Singapur». Sin profundizar en la gestión de Peter Lim, se limitó a señalar que el máximo accionista ha puesto más de 200 millones de euros en la entidad: «Lim es el dueño de Meriton y Meriton controla al Valencia, salvamos a este club y siempre recordaremos los que se volvieron contra nosotros. Los ataques nos han hecho más fuertes».

Murthy, sin dar nombres, atacó a aquellos a dirigentes anteriores por iniciar obras como el nuevo Mestalla o poner en marcha proyectos como el de Porxinos. De su boca no salieron nombres como los de Juan Soler, Vicente Soriano -sí habló de los problemas judiciales de ambos-, Manuel Llorente o Amadeo Salvo.

Además, acusó a muchos de esos dirigentes sin nombre de beneficiarse del Valencia o premiar a amigos cercanos: «El Valencia casi se muere o casi lo matan. Peter Lim salvó al club de la bancarrota». Con los argumentos de Murthy se puede estar de acuerdo pero el envoltorio chirría al generalizar sin dirigir sus críticas. Los aficionados se dan por aludidos y cargaron contra los tics editorializantes de Meriton. El máximo accionista ha tropezado en el continente de sus argumentos, que pueden coincidir en parte con la opinión de muchos de los aficionados del club. Muchos fueron los que pidieron que lleve a esos exdirigentes ante el juez.

El máximo mandatario del Valencia inició su discurso con la alusión a los «falsos aficionados», aquellos que incitan a la violencia. Apuntó que su labor será la de proteger a los jugadores y al resto de los socios «para que se sientan seguros». Acompañó su argumento con las imágenes del recibimiento al equipo en Paterna el día que la expedición llegó tras la derrota en Anoeta ante la Real Sociedad.

«Soy padre de tres hijos que disfrutan viendo al Valencia. Muchos padres llevan a sus hijos a Mestalla y esos violentos arrebatan el derecho fundamental a esos niños. No toleraremos los ataques al club y a los jugadores de esos falsos aficionados», señalo Murthy.

El presidente también destacó la incorporación de Mateu Alemany y de Marcelino y la renovación de la plantilla, con el papel principal de Lim para la llegada como cedido de Gonçalo Guedes.

Fotos

Vídeos