http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Anil Murthy confirma los recortes en el Valencia CF

Nueva etapa. Anil Murthy arrancó ayer su etapa como presidente del Valencia, sustituyendo en el cargo a Layhoon Chan. / jesús signes
Nueva etapa. Anil Murthy arrancó ayer su etapa como presidente del Valencia, sustituyendo en el cargo a Layhoon Chan. / jesús signes

«Debemos hacer ajustes grandes y no será fácil», admite el presidente del ValenciaEl mandatario asegura que la paciencia y el rigor marcan la planificación, se centra en llenar Mestalla y augura un centenario «inolvidable»

TONI CALERO VALENCIA.

La sosegada transición en el Valencia no daba lugar para muchas sorpresas. Layhoon Chan anunció su dimisión en abril y para entonces Anil Murthy ya llevaba unos meses en la ciudad preparando el relevo, que se hizo efectivo ayer. El nuevo presidente lo arrancó dando un discurso muy fiel a la administración Meriton, en un tono pausado y dibujando un futuro esperanzador mientras admitía que la presente también será temporada de reducción en el gasto. «Debemos hacer recortes grandes y no será fácil. Todos los empleados del Valencia lo saben y trabajamos unidos. Soy optimista», decía Murthy.

Es la línea mantenida por Peter Lim desde que un notable primer año, incluido el soñado regreso a la Champions League, diera paso a dos temporadas impropias de un club como el Valencia. «Sin competición europea», recordó Murthy, «nuestros ingresos se han visto afectados de forma grave». No repasó el nuevo presidente en el discurso las graves contingencias (nuevo estadio, Porxinos o la multa de la Unión Europea) que planean sobre el club y amenazan con traer días aún más oscuros al Valencia. Son esos problemas, obviamente unidos a dos campañas ruinosas en lo deportivo, los que provocan que Meriton haya propuesto una reducción de cuarenta millones de euros en la confección de la plantilla.

Murthy optó por apoyarse en el fair-play financiero para explicar las rebajas. «Los clubes debemos trabajar dentro de las limitaciones y restricciones que tenemos. El fair-play financiero es una norma que no podemos incumplir. No es una decisión de poner más dinero, sino de ajustarnos a las normas y a cumplirlas», dijo, descartando la posibilidad de que Peter Lim ingrese dinero extra en las cuentas para dotar de más armas al equipo. Ante la escasez de capital, planificación, que en palabras de Murthy se está siguiendo con «rigor y paciencia». Y ahí ensalza el mandatario a figuras que aún no han sufrido el desgaste de los últimos revolcones -Marcelino y Alemany- junto a Alesanco, que sí estaba pero cuyo trabajo como director deportivo aún está pendiente de una evaluación más completa.

«Después de tres años aquí, hemos hecho cambios importantes. Creo que con Alemany, Alesanco y Marcelino hemos reunido un equipo profesional que conoce bien el fútbol español y que ya ha demostrado su valía y nivel en clubes de máxima exigencia. Además el club tiene un potencial y una infraestructura fuerte desde la base», explicó Murthy, quien puso como ejemplo para la recuperación la «ambición» del filial valencianista y destacó los frutos que está dando el trabajo en la Academia de Paterna.

Ya descartaron Layhoon y Murthy que Lim se haya planteado vender el club pese a los problemas de los dos últimos años, pero el elegido por el magnate de Singapur para presidir el Valencia incidió ayer en la idea de la permanencia para dejar claro que Meriton seguirá «muchos años». «Debemos construir una estructura de club que funcione y sea sostenible. No para una temporada, sino para muchos años. Ese es nuestro objetivo final porque hay clubes que sólo miran el corto plazo y lo suelen pasar mal por sus problemas económicos. Hay muchos ejemplos. Debemos hacerlo bien y ser un club estable y sostenible», insistió el presidente valencianista, que echó la vista atrás para recordar el primer año de Meriton y los 77 puntos conseguidos -récord- con Nuno al frente del equipo antes de apuntar que la meta más urgente es la de «subir al equipo en la clasificación».

«Escucho a los aficionados»

Uno de los problemas más graves del Valencia es el desencanto de Mestalla y hace meses que Murthy inició una serie de reuniones con el departamento de marketing, entre otros, para saber más acerca de los socios. «He querido saber cómo piensan los valencianistas. He hablado y escuchado a muchos. Son apasionados, fieles y exigente», definió el presidente, quien apuesta por construir una relación «más fuerte» con la grada y piensa en un Mestalla «lleno de familias y jóvenes, sin violencia y que sea acogedor».

La parte final del discurso emitido por la televisión del club se centró en el centenario. «Llevamos meses trabajando en ello y será inolvidable», augura Murthy, que en principio llegará a 2019 en el sillón presidencial: «Haremos eventos y celebraciones, honraremos a nuestras leyendas y fieles aficionados pero sobre todo miraremos el futuro. Lo mejor está por llegar».

Fotos

Vídeos