http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Valencia CF | Medalla de bronce de Champions

Valencia CF | Medalla de bronce de Champions

Después de 31 meses, el equipo se instala en la tercera posición de la Liga, algo que contrasta con el puesto duodécimo de los dos últimos años El Valencia confronta su buena clasificación al desmoronamiento de su defensa

J. CARLOS VALLDECABRES

valencia. Se esfuerza Marcelino en contagiar a vestuario y afición de que hasta abril no se sabrá qué dirección tiene que tomar este Valencia y que, mientras tanto, toca seguir abnegados en el trabajo y con la humildad necesaria. Eso está bien, al fin y al cabo cumple el manual. Es un buen principio para un profesional tan metódico como el asturiano, capaz -como ayer- de echarle una monumental bronca a Carlos Soler -el chaval estaba poco menos que flipando- a punto de llegar al final del encuentro. Pero lo de no permitir a su vestuario ni una sola mención pública a eso de la Champions puede llegarse a entender, pero la consigna no sirve para nadie más.

Con el parón de Liga que viene por delante, a Marcelino se le viene encima un marrón de los gordos. A ver cómo para el entrenador la bola que se va a hacer en los días que van a haber sin fútbol. Porque, no es que el Valencia siga disfrutando de la cuarta posición que ha tenido en las dos últimas jornadas, es que con ese apurado 3-2 de ayer se ha instalado en el escalón superior. Otra vez terceros, mirando al Atlético de Madrid por el retrovisor.

Por supuesto, que el Valencia esté en octubre sacando pecho por esa medalla de bronce tampoco es sinónimo de garantía para que siga ahí en la jornada 38. Todavía no se ha llegado ni al primer tercio del campeonato y con 93 puntos todavía por disputarse (31 jornadas), hablar de ese supuesto es entrar en una dinámica de tertulia de almuerzo. Pero bienvenido sea, porque siempre se almuerza mejor echando un vistazo al periódico y viendo 17 equipos pro detrás. Después de dos años de 'patiment', una alegría de estas hay que saborearla mientras dure. Se apresuró precisamente el Valencia (seguramente sin consultar con Marcelino y 'fastidiando' así el trabajo estadístico de los periodistas), a recordar cuándo fue la última vez que el equipo acabó una jornada como tercer clasificado. Fue el 20 de marzo de 2015 tras haberse disputado la jornada 28 del campeonato en la que ganó al Elche por un contundente 0-4.

Y si el Valencia está orgulloso de eso y a pesar de lo que le pueda incomodar al entrenador, lo que hay que hacer es aprovecharlo. El Valencia está de dulce, a pesar de algunas cuestiones que hay que corregir lo antes posible. Faena tiene el técnico, enfadado por haber encajado los primeros goles en Mestalla. El Valencia lleva cuatro goles en contra en los dos últimos partidos. Se dio ayer idéntico resultado en Anoeta pero en orden inverso lógicamente.

No es muy normal que, por ejemplo, Gayà esté marcando en las acciones a balón parado a Vesga, que le sacaba poco menos que dos palmos y medio. La defensa que exhibió este domingo el Valencia echa abajo todo lo bueno que se había dicho hasta ahora. Problemas por la izquierda, despistes en el centro con errores no forzados y algo de inconsistencia por la derecha. Esto no es lo que quiere ni mucho menos Marcelino y cuando mañana vuelva al equipo a entrenarse a la ciudad deportiva, seguramente la 'Marcelinada' versará por las dificultades atrás sin referencia alguna a ese lujo de ser terceros.

El de ayer fue la primera vez en lo que va de Liga que el Valencia repitió pareja de centrales. En Anoeta cumplieron Paulista y Garay, y cuando todo parecía que podía entrar Murillo porque Paulista lleva ya dos jornadas consecutivas -por aquello de las rotaciones-, el técnico dejó al colombiano en el banquillo. No es esa media de dos goles en contra por partido lo que quiere el entrenador, que ya advirtió cuando le ficharon que el Valencia era inviable con aquellos 65 goles en contra con los que cerró el campeonato. Hasta ahora, la propuesta le había ido bien al técnico valencianista, pero la media ha subido con lo que ocurrido estas dos semanas últimas. Ese no es el camino.

Fotos

Vídeos