Las Provincias

Marcelino, un profesional que vivió dos años duros como levantinista

Marcelino vivió dos años duros como levantinista
  • Tomeu Ballester y Toni Aparicio, exjugador y entrenador, destacan los valores que ya como futbolista desprendía el ahora técnico del Valencia

valencia. En Mareo comenzó Marcelino a formarse como futbolista y tras una temporada en el Racing, pasó del rojiblanco asturiano al azulgrana del Levante. El nuevo técnico del Valencia tuvo una vida relativamente corta como profesional del fútbol (se retiró a los 30 en el Elche) y lo cierto es que en Orriols experimentó una de esas etapas duras del levantinismo. Llegó en Segunda y vivió el descenso al frío de la Segunda B. Centrocampista de buen manejo del balón, coincidió como compañeros con gente como Abad, Moreiras, Juan Carlos Ferrando, Vujcic, Salmerón, Andrés Olivas... Amigo íntimo de Tomeu Ballester (lateral zurdo granota), el mallorquín no tiene ninguna duda de la valía de Marcelino, tanto en lo profesional como en lo personal. «Como persona es fantástica y eso que pasamos por muchos problemas económicos. Le pegaba muy bien al balón, de gran zancada y recorrido. Se cuidaba muchísimo y ya por entonces demostraba que era un estudioso del fútbol. Se veía que iba para entrenador. Lo he visto trabajar alguna vez en el Villarreal y está muy encima del jugador, quiere mucha intensidad. Si le dejan trabajar, seguro que llevará al Valencia a lo alto».

En esos dos años turbios como levantinista tuvo -siguiendo la negra tradición granota- hasta cinco entrenadores. Uno de ellos fue Toni Aparicio: «Era un gran profesional y muy buena persona. Ya destacaba por su gran personalidad y por la forma en la que amaba su profesión. Desde luego, era muy meticuloso y se cuidaba muchísimo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate