http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Marcelino, contra la losa de sus segundas vueltas

Marcelino, contra la losa de sus segundas vueltas

Los equipos que ha dirigido bajaron el ritmo de puntos en la parte final de la Liga y sólo en dos ocasiones logró mejorar

C. V.

No fueron pocos los aficionados del Valencia que salieron del Metropolitano con el ánimo decaído. Y no sólo por el 1-0 sino por la limitadas sensaciones del equipo. Una cosa es lo que se va a vivir mañana con la Copa y otra la situación que se puede encontrar el Valencia el domingo contra el Levante. Con cinco derrotas consecutivas, surgen ahora dos cuestiones que generan debate: por un lado la decisión de tener una plantilla corta; y, por otro, la creencia de que a los equipos de Marcelino se les atragantan la segunda vuelta de campeonato.

Respecto al primer aspecto, advertía el técnico que habrá que esperar hasta mayo para hacer una correcta evaluación. Sobre el segundo, el que se refiere al descenso de rentabilidad cuanto llega la parte final del campeonato, existe una creencia y una realidad indiscutible: en nueve temporadas que ha estado de principio a fin, sólo ha sumado más puntos en la segunda que la primera vuelta en dos ocasiones (2008-09 con el Zaragoza y la 2012-13 con el Villarreal, ambas en Segunda División). En el resto, sus equipos han perdido fuelle en ese segundo tramo de campeonato, al menos en cuanto a puntos, con cifras que van desde los dos hasta los catorce puntos menos sumados en ese segundo tramo respecto al primero.

Otra cosa bien diferente a los puntos es la posición en la clasificación que han ocupado. En esa comparativa se observan cuatro temporadas en las que la segunda vuelta fue peor (no de una manera acusada) que la primera; pero, sin embargo, en otras tres la situación en cuanto a la clasificación mejoró (con el matiz de que todas fueron en Segunda División) y, por último, en otras tres ni ganó ni perdió puestos, se quedó en la misma posición.

Hay que remontarse a la época de Marcelino como entrenador del Sporting (2003-04), cuando debutó como profesional en los banquillos, para observar la primera vez que bajó de ritmo. Era en Segunda y acabó por quedarse a un paso del ascenso, después de completar una brillante primera vuelta (líder) con 38 puntos; pero sumó sólo 22 en la segunda parte para terminar la liga quinto.

Con el Recreativo (2006-07) en Primera le pasó también algo similar pero menos acusado. Pasó de la séptima plaza en la jornada 19 a la octava en la 38. Los otros dos ejemplos de esta teoría del descenso de rendimiento se encuentran como entrenador del Sevilla (en la jornada 19 era noveno y fue destituido tres jornadas después al perder las tres y bajar hasta la decimotercera plaza) y como responsable del Villarreal ya en Primera (2013-14). En el banquillo amarillo acabó la primera fase quinto y terminó sexto.

Sin embargo, se encuentran también ejemplos que tumban la teoría anterior de que a Marcelino le angustian las segundas vueltas. Con el Recre (2005-06) acabó ascendiendo después de terminar como segundo en la jornada 21 y acabar líder. Con el Zaragoza (2008-09) en Segunda pasó de la cuarta a la segunda plaza y con el Villarreal, también en Segunda (2013-14) acertó al pasar de la séptima a la segunda.

Fotos

Vídeos