http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Una llamada y un consejo para traer a Coquelin

Francis Coquelin, en su presentación como nuevo jugador del Valencia. / jesús signes
Francis Coquelin, en su presentación como nuevo jugador del Valencia. / jesús signes

Marcelino habló por teléfono con el francés y Cazorla le recomendó fichar

TONI CALERO

valencia. Francis Coquelin y Santi Cazorla han compartido en muchos encuentros el centro del campo 'gunner'. El francés era el hombre fuerte y bregador, el '6' capaz de ahorrar faena a futbolistas como el español, más capacitados para lanzar el juego de un equipo, el Arsenal, que fue -ya no tanto- uno de los referentes del buen gusto por el balón. El destino ha llevado a Coquelin a un nuevo proyecto mientras Cazorla mantiene su pelea por volver a los terrenos de juego. Llevan tiempo sin compartir césped, pero la llamada entre ambos era obligada. Cuando supo del interés del Valencia, Coquelin quiso saber más y llamó a Cazorla, que le habló sobre el club de Mestalla y un entrenador, Marcelino García Toral, a quien conoce a la perfección.

«Hablé con Gabriel Paulista, con Mustafi y otros jugadores españoles del Arsenal como Bellerín o Monreal. Con el que más, Cazorla. Él coincidió con Marcelino y todo el 'feedback' que he recibido ha sido muy positivo, muy bueno», reconoció el francés. Cazorla no se detuvo ahí en el consejo para su socio. «Me dijo que el Valencia era un club excepcional, que no me arrepentiría, que el entrenador era muy bueno y una gran persona. Confío mucho en Cazorla, le hago caso en lo que me dice y fue un plus para venir a este club», sentenció Coquelin.

Fue Cazorla una de las claves para entender el 'sí' del francés al Valencia. Un 'sí' rotundo y de futuro, porque Coquelin firmó ayer con el club blanquinegro hasta junio de 2022. La apuesta también es fuerte por parte de Alemany, Marcelino y compañía. Nada de cesiones. El ya exfutbolista del Arsenal costará entre doce y trece millones de euros y tendrá una cláusula de ochenta. A sus 26 años, Coquelin necesita jugar dejando atrás meses muy complicados en el Arsenal, donde no hace tanto fue indiscutible y ahora se quedó sin hueco para él. A la falta de oportunidades y el consejo de Cazorla le faltaba una tercera vía: la ya clásica llamada de Marcelino. El telefonazo que cierra las operaciones en este Valencia funcionó con Coquelin.

«Estoy preparado para jugar ante el Deportivo», admite Coquelin, que ayer se entrenó con el grupo

«Sí, Marcelino también me ha llamado. Ahora tengo una edad en la que necesito un proyecto interesante a largo plazo. Cuando me ofrecieron el traspaso a nivel definitivo, me gustó la opción», aseguraba pocos minutos después de ver sus propios 'highlights' en las pantallas de la sala de prensa de la ciudad deportiva de Paterna mientras no dejaba de sonreír tímidamente. Las condiciones de la negociación obraron lo que no se pudo en verano. El Valencia ya fue a por Coquelin para iniciar la temporada y entonces la respuesta fue negativa. «En mi cabeza pensaba en seguir en el Arsenal», recordó el jugador. Pero Arsène Wenger había cerrado la puerta y la insistencia del club de Mestalla hizo el resto: «Ya hubo interés este verano porque el Valencia me quería y no vine. Casi que me arrepiento de no haber venido antes».

Es consciente Coquelin de que llega a un tren de alta velocidad cuya temporada roza el sobresaliente. «Hay que valorar mucho lo que ha hecho el equipo hasta ahora. Kondogbia y Parejo tienen mucho nivel», dijo para referirse a su presunto papel de tercer espada en el centro del campo del Valencia. «Vengo a jugar, pero tengo cuatro años y medio de contrato. Soy yo el que se tiene que adaptar al equipo y ganarme los minutos», aceptó el francés justo después de que Anil Murthy le diera la bienvenida recordando el nivel que está dando la plantilla. «Los futbolistas tienen calidad, ambición y compromiso para triunfar en el Valencia. Hemos hecho un esfuerzo para reforzar un grupo que está dando un gran rendimiento», ensalzó Murthy, quien ya ha avisado a Coquelin de que el fútbol español no es «tan duro» como el británico y deberá andarse con cuidado para evitar las amonestaciones.

El centrocampista estuvo acompañado por sus representantes en sus primeras horas como valencianista, justo antes de que se calzara las botas para ponerse a las órdenes de Marcelino. La jornada de Coquelin fue de aúpa. El francés aterrizó en Valencia en la madrugada del jueves (2:30 horas), ayer por la mañana pasó el reconocimiento médico sin problema alguno, y luego acudió a la presentación antes de probar el césped de Paterna. El objetivo es claro: entrar en la convocatoria para el encuentro de mañana ante el Deportivo de la Coruña. Con Kondogbia sancionado, es muy probable que Marcelino aliste a Coquelin por si Parejo o Maksimovic, a priori titulares en Riazor, sufren algún contratiempo. «Estoy preparado para jugar ya», garantizó el futbolista, que asegura no sentir una «presión añadida» por competir contra dos fijos como Parejo y Kondogbia: «Sé donde vengo, es normal que todos tienen mucha calidad». Se definió Coquelin como un jugador «defensivo y recuperador a quien no le gusta descuidar la pelota».

La llegada de Francis Coquelin mejora el fondo de armario del Valencia y hace dudar sobre el futuro inmediato de Nemanja Maksimovic. El serbio responde cuando le toca jugar pero su salida durante este mercado de invierno no está descartada. «Hasta el 31 de enero, todo puede pasar», dijo Marcelino sobre Maksimovic, quien cuenta con ofertas para salir cedido hasta junio. El centrocampista está a la expectativa y mientras, agradece al entrenador la tranquilidad que le ha aportado en estos meses de adaptación al club y a la ciudad. «He trabajado duro y tuve que aprender tácticamente a lo que el míster quiere de mí», reconocía Maksimovic, al que Mestalla dedicó una buena ovación en el choque ante Las Palmas.

Fotos

Vídeos