http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Lesión de Paulista y un once molido ante el Madrid

Gabriel Paulista se tapa la cara mientras es retirado en camilla de Mendizorroza. / AFP PHOTO / A. GILLENEA
Gabriel Paulista se tapa la cara mientras es retirado en camilla de Mendizorroza. / AFP PHOTO / A. GILLENEA

El desgaste físico de los jugadores fue tremendo y el club empieza a cerrar la operación salida con la cesión de Nacho Gil a Las Palmas El brasileño sufre una hiperextensión en la rodilla

HÉCTOR ESTEBAN VALENCIA.

El Valencia está en semifinales de la Copa del Rey pero retorna a casa con un equipo molido y maltrecho de cara al partido ante el Real Madrid del sábado. La moral por las nubes pero el cuerpo machacado. El primero en caer fue el defensa central Gabriel Paulista, que culminó su semana negra con una lesión de rodilla tras pisar mal al buscar un remate a puerta.

En un principio, la caída apuntó a una posible lesión de ligamentos que podría mandar al defensa una larga temporada al paro. Pero las primeras exploraciones médicas determinaron que la gravedad no era tal y que todo apunta a una hiperextensión en la rodilla. Los datos que llegaron desde los servicios médicos fueron un respiro para Marcelino, que tuvo que poner en circulación el plan B que era sacar a un Garay al que ha mimado de cara al partido ante el Real Madrid, ya que es el único central sano y liberado de amonestaciones.

A la lesión de Paulista se sumó el exceso de kilómetros que ayer cargaron en sus piernas futbolistas clave para el Valencia. Uno de ellos Guedes, que no se pudo tomar un respiro debido a que en Mendizorroza casi siempre pintaron bastos. Y ese maratón se pueden sumar Montoya y Gayà, que tienen sitio fijo en el once de cara al partido ante el Real Madrid. El francés Kondogbia también dio muestras de sufrimientos en los minutos finales del encuentro, aunque en este caso Coquelin ha llegado para dar un respiro a los titulares si es necesario. Ayer el ex del Arsenal no jugó ni un solo minuto, por lo que no sería descabellado que formara de inicio ante los de Zidane.

El estrés físico hubiera empeorado con una derrota en la tanda de penaltis, lo que hubiera significado un mazazo psicólogo para un equipo que durante las últimas semanas no termina de encontrar el punto de óptimo de cocción.

Marcelino tuvo que echar mano además de todos sus efectivos en la delantera. El mal partido de Vietto y el bajón de Zaza tuvo que ser remediado por Rodrigo y Mina, los dos arietes más en forma ahora mismo del equipo. La salida de refresco de los dos atacantes fue una medida de urgencia para salvar la eliminatoria. Otros que, con la prórroga, también sumaron muchos metros en sus piernas. Al cuerpo técnico le quedan por delante horas clave para recuperar físicamente a unos jugadores que tiene demasiados partidos por delante y ningún respiro. En Liga, Real Madrid y Atlético, y en el bombo de mañana el rival para las semifinales.

Por otro lado, el que ya tiene la maleta hecha para salir de la plantilla es Nacho Gil, que está a punto de embarcar hacia Las Palmas después de que el Valencia y los canarios estén a un paso de rubricar una cesión hasta el final de temporada. Marcelino, en la previa de la semifinales ya apuntaba que era más fácil aligerar la bodega que engordar en pasaje. Y en esa tarea de sacar jugadores el primero que se va es Nacho Gil a la espera de que Nacho Vidal también salga.

Fotos

Vídeos