http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg
Fútbol | Valencia CF

Jeison Murillo: «El equipo es joven y trabaja en un proyecto muy lindo»

Jeison Murillo roba el balón a Sergio León durante el partido del Benito Villamarín. / AFP/CRISTINA QUICLER
Jeison Murillo roba el balón a Sergio León durante el partido del Benito Villamarín. / AFP/CRISTINA QUICLER

El central del Valencia CF se adapta a la competencia con Garay y Paulista: «Es lo que toca, estar preparado para hacerlo lo mejor posible cuando nos toque jugar»

Toni Calero
TONI CALEROValencia

Jeison Murillo ha completado su mejor partido como jugador del Valencia CF. El colombiano, titular junto a Garay en el eje de la defensa, se multiplica en los instantes iniciales para impedir que Sergio León y Sanabria hagan estragos. Si hay un error de marca, llega Murillo al corte. Si el equipo se vuelca en plena pájara del Betis, gana unos metros para marcar la ralla casi en el centro del campo. Murillo sale del terreno de juego con la faena hecha: el Valencia gana 0-4 y el rival no ha conseguido perforar la portería. El día perfecto en la oficina aunque luego el Betis se desmelenara y dejara la sensación agridulce al segundo clasificado de la Liga.

De profundas convicciones religiosas, la primera frase que pronuncia Murillo para valorar el partido del Benito Villamarín es ésta: "Bueno, yo creo que hay que darle las gracias a Dios por la victoria". Al colombiano, 25 años, le preocupa algo. Sus padres le esperan a las puertas del Benito Villamarín y está como loco por abrazarles y compartir unos minutos con ellos antes de tomar el autobús dirección al aeropuerto. Antes, varias reflexiones más sobre un encuentro en el que el Valencia cuaja los mejores minutos de la temporada y luego se deja llevar incomprensiblemente para acabar finiquitando el asunto por pegada.

"Fue una victoria trabajada, sabemos del equipo que enfrentábamos y de lo que eran capaces. Nos vamos de aquí contentos porque logramos tres puntos que nos ayudan a seguir arriba en la tabla", explica Murillo, quien tiene a escasos centímetros al míster, sonriente y satisfecho pese a esos errores que el colombiano apuesta desaparecerán con el "trabajo del día a día y revisándolos". A Murillo el bajón del Valencia le pilló fuera del campo porque esta temporada el nivel de los tres centrales está provocando continuas rotaciones. Ezequiel Garay sí aparece como titular más claro (seis partidos, 524 minutos), pero Murillo (364 minutos) y Paulista, con 364, están muy parejos. ¿Se llega a acostumbrar uno a dividir su tiempo entre tres? Habla el colombiano: "Toca acostumbrarse a la competencia. Trabajamos para estar disponibles y cuando nos toque jugar, hacerlo lo mejor posible".

Del nivel que ofrezca en los próximos meses dependerá que recupere su sitio en la selección. La última vez que Murillo estuvo con Colombia fue en noviembre de 2016 y desde entonces ha estado fuera. Uno de los objetivos del central es ganar esa plaza entre los 23 del conjunto cafetero en el Mundial de Rusia.

Tanto en lo personal como en lo colectivo, Murillo es un hombre comedido. La racha del Valencia -ocho partidos invicto- sólo la entiende desde la perspectiva del esfuerzo diario. "Todo se consigue con humildad y el trabajo del día a día. Por ahí se van a ir dando los resultados. Somos un equipo muy joven que trabaja para la institución en un proyecto muy lindo. Con el trabajo y el paso de las semanas vamos a ir logrando cosas buenas", asegura el colombiano, que está cedido dos temporadas en el Valencia y el club se lo quedará en propiedad cuando pague al Inter 11 millones de euros.

Para Murillo, el chip sobre la Champions League es el de Marcelino y que también ha hecho suyo el club. "Ahora mismo mejor no hablar de la Champions. Importa el día a día y que vayan saliendo los frutos", sentencia el colombiano que ahora sí, sale rápido a ese encuentro con su familia.

Más noticias

Temas

Fútbol

Fotos

Vídeos