http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg
Fútbol | Valencia CF

Valencia CF | La hemorragia de Peter Lim

Aficionados en Mestalla/Jesús Signes
Aficionados en Mestalla / Jesús Signes

En los últimos ocho años el descenso de abonados ha sido importante, pasando de los 45.917 en 2008 a los 35.744 de la temporada pasada

Juan Carlos Valldecabres
JUAN CARLOS VALLDECABRESValencia

Este martes finaliza el periodo que el Valencia CF dio a sus abonados para que renovaran el pase on line y el sábado próximo acabará el plazo para que se pueda realizar esta misma operación en taquillas. Será el momento de hacer el primer balance serio de uno de los baremos más fiables que existen para saber no sólo cómo le van por el momento las cosas al Valencia sino para conocer qué piensa la grada del próximo proyecto. A falta todavía de lo que pueda ofrecer el mercado y de que Marcelino enderece de una vez por todas a este grupo de futbolistas, es difícil pensar -por lo que se lleva de verano- que los 35.744 aficionados que decidieron el año pasado comprarse el pase vayan a repetir (diez mil menos que en 2008-09). O cambia el escenario o la cosa no tiene pinta de mejorar, pese al esfuerzo e ingenio que se ha puesto a la hora de buscar alicientes para el gran público y la importancia que se quiere dar a este aspecto de la afición. El viernes, por ejemplo, a última hora de la mañana, la presencia de aficionados en las taquillas era continua pero reducida.

No debe ser éste un verano cualquiera en este sentido para los dirigentes. Que Mestalla se vacía y que está perdiendo el aliento de su fiel grada es algo que quedó demostrado a lo largo de la temporada pasada. Los gráficos, como se puede comprobar en esta página, son terroríficos y si se trasladara el estudio de los mismos a cualquier empresa de otra especialidad mercantil, más de uno estaría temiendo por su puesto de trabajo. En fútbol, en cambio, en bastantes ocasiones unos y otros se quitan las responsabilidades de encima.

Pero la realidad en clave valencianista es que esta cuestión de los socios -en concreto su pérdida- es una de las grandes hemorragias que sin duda están marcando el periodo de Peter Lim en este club, posiblemente y a largo plazo, más incluso que la evidente ausencia de títulos, aunque todo lógicamente puede ir entrelazado. Quizás, dentro de un tiempo, cuando decida el empresario de Singapur poner a la venta el Valencia, a la hora de hacer un balance de lo que deja, habrá que poner la atención precisamente en esa herencia popular que también se puede llevar por delante, quién sabe, a gestores actuales como Mateo Alemany, por ejemplo. Como director general del club, entre sus tareas, está el de reactivar esa simbiosis grada-equipo.

Al menos, lo que sí está comprobado es que tanto Alemany como Anil Murthy se han dado cuenta de que el Valencia necesita de los valencianos. Y ahora más que nunca. Por eso se llevaron a cabo las jornadas en Requena que tendrán continuidad en otras localidades de la Comunitat. En un tiempo que el que la televisión lo decide todo -es la que llena los pomposos ingresos de los clubes-, el Valencia ha decidido entrar en la pelea por el detalle.

170 socios recuperados

Esta semana se supo que 850 socios habían decidido bajarse del carro. Apenas unos días después de que el ya exdirector de marketing, Damià Vidagany, presentara la campaña de abonos, dicha cifra cercana al millar -como diría Manuel Llorente-, es 'escandalosamente escandalosa'. En el club se encendieron las alarmas y con razón. Y la decisión fue tajante: hay que coger el teléfono, preguntar y tratar de hacerles cambiar de opinión. Imprescindible. Los 'recuperados' para la causa fueron 170, que no está nada mal.

Recuperando precisamente el estudio que expuso Vidagany para esta agresiva campaña de venta de abonos, la afición del Valencia -según dicho estudio- se mueve más por la fidelidad (55,38%) que por lo que pueda transmitirle el proyecto deportivo (15,84%). La reflexión es áspera pero hay que darla por buena. Lo curioso es que el precio de los pases ocupaba precisamente el quinto lugar en este ranking (7,99%).

Los años de la crisis económicamente hablando parece que han pasado. Si se observa la curva de abonados, en la 2012-13 y en la 2013-14 se registraron las cifras más bajas, y eso a pesar de que se ofrecía la Champions en el primer ejercicio y la Europa League en el segundo.

Pensar a día de hoy en esos 45.917 socios de la 2008-09 es prácticamente imaginar poco menos que un imposible. Quizás los fichajes, quizás la sabiduría de Marcelino, quizás una reflexión general como la que hubo tras del descenso...

Más

Fotos

Vídeos