http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Los goles y la polémica suben los grados a un Mestalla que arranca frío

Puig, Murthy y Kim Koh, en el palco. / jesús signes
Puig, Murthy y Kim Koh, en el palco. / jesús signes

38.199 espectadores se dan cita en el derbi, con un millar de seguidores del Levante en la grada después de la marcha desde el Ciutat

T. C. VALENCIA.

Arrancó frío, muy frío, el derbi entre el Valencia y el Levante. Después de lo vivido el jueves para la semifinal de la Copa del Rey y la visita del Barça, los jugadores de uno y otro equipo llegaron al autobús sin agobios y en un clima de máxima tranquilidad. Dentro del estadio, las últimas derrotas del Valencia provocaron cierto distanciamiento con la afición e incluso algunos pitos cuando el Levante apretó el acelerador. El asunto no fue a mayores y Mestalla acabaría volcado. Ese cambio de 180 grados se originó con el gol anulado a Coke y el tanto de Vietto que daba ventaja al Valencia. A partir de ahí, la grada vibró con un partido roto en el que lucieron las carreras de Guedes y coronado por el penalti que transformó Parejo.

En el palco, el presidente de la Generalitat Ximo Puig junto a Murthy y Quico Catalán. La entrada para fue de 38.199 espectadores, la novena mejor de la temporada en Mestalla, por detrás de la del Villarreal (39.267). Un millar de levantinistas estuvieron en la grada visitante después de la tradicional marcha hasta la Avenida de Suecia que iniciaron desde el Ciutat de València.

Fotos

Vídeos