http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg
Fútbol | Valencia CF

Valencia CF | Garay enciende todas las alarmas

Ezequiel Garay/Juanjo Monzó
Ezequiel Garay / Juanjo Monzó

El Spartak se lanza a por el argentino pero el Valencia asegura desconocer el interés de los rusos | Massimo Carrera, entrenador del conjunto moscovita, reconoce que el blanquinegro es su primera opción

Toni Calero
TONI CALEROValencia

El interés del Spartak de Moscú en Ezequiel Garay ha encendido todas las alarmas en el Valencia. No hay verano tranquilo por Mestalla en cuanto a centrales se refiere. Hace dos años se marchó Nicolás Otamendi y Jorge Mendes, a última hora, consiguió que Aymen Abdennour llegara por 21,8 millones. El resultado es un fracaso porque en sus dos temporadas no ha dado rendimiento y Marcelino no cuenta con él. El verano pasado fue el turno para Shkrodan Mustafi. Salió el alemán y el Arsenal soltó por él 40 'kilos'. De nuevo Mendes, sobre la bocina, apareció para solventar la papeleta e intervino para allanar la cesión de Eliaquim Mangala y el fichaje de Ezequiel Garay, que se comprometía con el Valencia hasta 2020. El club pagó al Zenit 22 millones por el central argentino.

Más Valencia CF

Un año después, el futuro de Garay está en el aire. El Spartak de Moscú se ha lanzado a por el jugador blanquinegro e incluso el diario 'As' da por hecho que Garay ya ha alcanzado un acuerdo con el club moscovita. En esa información se recoge que el argentino cobraría cinco millones por temporada en el Spartak (en el Valencia cobra cuatro y medio brutos) y que a las oficinas de Mestalla llega una oferta de 20 millones por Garay. En este sentido, el Valencia asegura desconocer el interés del Spartak de Moscú y mantiene que cuenta con el argentino para iniciar la Liga el 18 de agosto contra Las Palmas.

Sin duda Marcelino es el más afectado por la inestabilidad que rodea el futuro de Ezequiel Garay. Visto el panorama, para el entrenador es imprescindible mantener al argentino en plantilla. Al menos, tal y como está la situación en estos momentos. El club trabaja para encontrar una salida a Ruben Vezo, el que menos preocupa porque su ficha no supone un gran desembolso, y Aymen Abdennour. Con el tunecino no hay prisa porque los traspasos de Diego Alves, Enzo Pérez y Álvaro Negredo han aliviado el fair-play financiero. El Valencia pretende sacar algo de tajada de la venta de Abdennour y no le sacará a cualquier precio. Aún así, deportivamente no cuenta. El a priori 'cuarto' central es Javi Jiménez, un canterano que responde y tiene muchas papeletas para quedarse en la primera plantilla. Así las cosas, Marcelino está convencido de que Garay es uno de esos futbolistas fijos en el once.

La situación con el argentino no ha sido sencilla en toda la pretemporada. Garay se lesionó en la gira norteamericana y la sobrecarga muscular le impidió participar en los encuentros ante Bournemouth y Werder Bremen. En total, trece días de baja, un tiempo perdido para ir asimilando los conceptos tácticos que iba trabajando Marcelino con Vezo y Javi Jiménez (titulares) y un Abdennour que actuó de suplente.

Esta última fase sí la está completando Garay, justo cuando llega el interés -público- del Spartak de Moscú. «En estos momentos, si tuviera que elegir, me quedaría con Garay», dijo Massimo Carrera, entrenador del conjunto moscovita. Las palabras del italiano llegaban después de que su equipo cayera por 5-1 ante el Zenit (el anterior club de Garay) y Carrera presionaba con su discurso al presidente del Spartak para que fiche a Garay, la primera opción para el eje de la defensa.

Marcelino hablará hoy en Mestalla aprovechando la presentación del Naranja y será un buen momento para conocer de forma pública la versión del entrenador. Lo que es evidente es que si finalmente Garay se marcha al Spartak, el Valencia estará obligado a fichar al menos dos centrales -siempre y cuando se queden Vezo o Abdennour más Javi Jiménez como apoyo- para afrontar la temporada con garantías.

El primero de los zagueros será Jeison Murillo. Así al menos lo prevé el Valencia, que confiaba en anunciarlo ayer e insiste en que el aterrizaje del colombiano está a punto. El acuerdo entre el Valencia y el jugador es total desde hace tiempo y las diferencias económicas con el Inter de Milán es la barrera que impidió hacer oficial el anuncio a lo largo del día de ayer. El club italiano inició las negociaciones exigiendo quince millones por el central, de 25 años e internacional con Colombia. El Valencia no estaba dispuesto a llegar a esas cifras y Mateo Alemany se desplazó a Milán para desbloquear la situación. El miércoles por la noche pareció quedar todo listo para sentencia, después de que el Inter aceptara traspasarlo por una cantidad cercana a los diez millones. Sin embargo, los últimos detalles impidieron que ayer se oficializara el fichaje. Marcelino necesita a Murillo -quien, en principio, estará el viernes en Mestalla- para paliar la falta de centrales. Y eso, teniendo en cuenta que Garay no se vaya. Si sale, la situación es crítica otra vez.

Fotos

Vídeos