Las Provincias
Las gradas del Antoni Puchades se llenaron para ver el Mestalla-Barcelona B. :: jesús signes
Las gradas del Antoni Puchades se llenaron para ver el Mestalla-Barcelona B. :: jesús signes

El filial abarrota el Antoni Puchades

  • Bernat, Carlos Soler, Robert Ibáñez y Salva Ruiz ven juntos un choque en el que Sol representa al consejo de administración del club

  • Unas 200 personas se quedan sin poder entrar por el lleno para ver el Valencia-Barça

El Mestalla de Curro Torres vuelve a ilusionar. Ayer el Antoni Puchades se quedó pequeño. Hacía ya demasiado tiempo que Paterna no lucía una estampa así para ver al filial del Valencia. Era día grande, partido grande y, sin Liga de los 'mayores', la afición se volcó con el futuro. Sirva un ejemplo: unos 200 aficionados se quedaron fuera del estadio. Desde el club se habilitaron espacio en las cuatro esquinas del terreno de juego para que, aunque fuera de pie, los seguidores pudieran disfrutar del partido. Las previsiones se desbordaron completamente. Más de media hora antes del encuentro, la seguridad ya se vio obligada a poner vallas para impedir el paso a los coches hacia la ciudad deportiva, por lo que éstos debían aparcar al otro lado de la carretera o en el polígono industrial.

Pese a que se intuía que la afición iba a apoyar masivamente al equipo, el club no se planteó jugar en Mestalla ya que cambiar de campo significaba perjudicar al filial valencianista, un equipo que se está jugando acceder a los play-off de ascenso quince años después debe jugar todas sus bazas y no dar ningún tipo de ventaja al equipo rival.

También faltaron butacas en el palco. Más de una decena de mandatarios catalanes se desplazaron hasta Paterna, por lo que habituales como Jaume Ortí cedieron 'su' espacio. El expresidente, como un aficionado más, buscó lugar en la grada. El director deportivo, José Ramón Alesanco, estuvo junto a Luis Vicente Mateo, director de la Escuela. Vicente Rodríguez -después de pasar por Marbella acompañado de Alesanco para ver a Maksimovic- tampoco faltó a la cita. Ni rastro de los mandatarios de Singapur y Juan Sol fue el representante del consejo del Valencia. El exdirector deportivo blanquinegro, Braulio Vázquez, siguió el choque de cerca.

La atención, como siempre, se la llevaron los jugadores. La imagen más captada por las cámaras de los aficionados era la de Juan Bernat, Carlos Soler, Robert Ibáñez y Salva Ruiz juntos. El futbolista del Bayern siempre aprovecha su regreso a Valencia para ver al Mestalla. Presenció la derrota de los blanquinegros con otro ex, en este caso del filial. Carlos Soler sufrió desde la grada un partido que, de no haber sido por su meteórico ascenso al primer equipo, hubiera disputado. Robert Ibáñez, en pleno proceso de recuperación de su grave lesión, aprovechó el parón liguero para ver al filial.

El que no se pierde ni uno es Salva Ruiz. Desde que se le detectara la enfermedad el pasado verano, el jugador valenciano ha sido un asiduo a la grada del Antonio Puchades. Aunque el partido se lo llevó el Barcelona de forma clara, al futbolista de Albal se le ve feliz. Si el mes pasado se calzaba las botas y enfundaba la elástica, esta semana tocaba balón en la 'jaula' de la ciudad deportiva junto a Rodrigo Moreno. En el terreno de juego también se acordaron de un tocayo suyo que curiosamente es de la misma localidad. Antes de arrancar el partido, el once escogido por Curro Torres posó con una pancarta que rezaba 'Hasta la médula con Salva', en el que se respaldaba al joven Salva Delhom, quien necesita un trasplante de médula.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate