http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

La entidad subsana el agravio y reconoce a Rafael Bau como presidente

El exdirigente, que tuvo un mandato de 47 días en 1936, fue la persona que llevó a Luis Casanova al club a través de su relación comercial

HÉCTOR ESTEBAN

valencia. El Valencia ha reconocido de manera oficial a Rafael Bau como presidente del club de Mestalla. De esta manera se da solución a una de las grandes lagunas de la historia de la entidad. La petición fue trasladada al consejo por la Fundación tras un artículo publicado en LAS PROVINCIAS por José Ricardo March.

El pasado 12 de diciembre, José Ricardo March destapó en las páginas de este periódico la historia de Rafael Bau, que tuvo un mandato de 47 días -desde el 28 de junio hasta el 13 de agosto de 1936-. Un relato que había pasado desapercibido casi para su propia familia y que a través de la información del periódico se pusieron en contacto el historiador y el nieto de Bau para poner orden a los años. Aquella información fue el paso necesario para que Salvador Martínez, miembro de la Fundación, anunciara en un Fórum Algirós que pedirían que se subsanara el agravio: «La Fundación va a instar al consejo de administración del Valencia Club de Fútbol que nombre a Rafael Bau García como expresidente del club a todos los efectos».

Rafael Bau García, a través de su relación comercial, fue la persona que llevó a Luis Casanova al Valencia Club de Fútbol. Bau ingresó en el club en 1922, empezó a tomar más protagonismo en los años treinta y poco antes de que estallara la Guerra Civil fue elegido presidente del club en una asamblea integrada por 60 socios. En agosto, 47 días después, dejó el cargo y el fin de la guerra lo arrastró al olvido pese a que se mantuvo como directivo -vicepresidente y tesorero-. Bau no aparece como expresidente del club, un agravio que quedará olvidado en breve, cuando el consejo de administración del Valencia rescate del baúl a una parte de su memoria.

Bau estuvo en la cúpula del Valencia de los años 40, que conquistó tres Ligas y dos Copas. Ascendió a vicepresidente primero en 1945, aunque se fue apartando paulatinamente para dar paso a las nuevas generaciones de directivos.

La pasión de Bau se desbordó en 1954. En Mestalla sufrió un angina de pecho durante un partido de la que ya no se pudo recuperar. A los pocos meses, aquel hombre que formó parte del Valencia que lucía por los campos de España con la temida delantera eléctrica, falleció. Ayer, su nieto, Rafael Bau, recordó las anécdotas de su abuelo y de su padre, que también fue directivo del club, y como en aquel rellano de la entonces avenida de José Antonio sólo se hablaba de fútbol porque en la puerta de enfrente vivía Eduardo Cubells.

Fotos

Vídeos