http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg
Fútbol | Valencia CF

Empujón para la final

Varios socios del Valencia, ayer sacándose las entradas para la vuelta de Copa. / Irene Marsilla
Varios socios del Valencia, ayer sacándose las entradas para la vuelta de Copa. / Irene Marsilla

El Valencia lleva ya más de 14.000 localidades retiradas por los socios, cifra que se dispararía si el equipo logra salir del Camp Nou con la semifinal abierta | Largas colas en Mestalla para comprar entradas de la vuelta de Copa

Juan Carlos Valldecabres
JUAN CARLOS VALLDECABRESValencia

Es verdad que a Marcelino García Toral parece que se le va a caer Gonçalo Guedes (a quien se le vincula ahora en una futura operación del PSG en la compra del atlético Oblak) y que, además, el Valencia CF tiene toda la pinta de que va a llegar 'tieso' a este doble reto de la semifinal; tampoco hay que olvidar como aspecto demoledor que el equipo rival está gestionado por Ernesto Valverde, uno de los mejores entrenadores del mundo, y sobre todo sería absurdo olvidar que delante está el mejor jugador del planeta (Leo Messi); pero por encima de todo eso a la afición valencianista no se le puede negar la ilusión que tiene por rememorar diez años después una final de Copa del Rey.

Por eso ayer se volvió a repetir la imagen de las colas de la afición en Mestalla. Para ser más concretos, la espera ante taquillas de los socios. Justo un día después de que el Valencia rectificara los precios que puso para las entradas de los abonados, estos empezaron a dar el primer empujón para que el equipo de Marcelino aniquile las apuestas echando del camino copero al Barça. A última hora de la noche, en el club mostraban su satisfacción al barajar una cifra que se estiraba hasta más de catorce mil el número de localidades ya retiradas en estos primeros días de venta.

Hasta las ocho de la tarde de mañana jueves tienen de plazo para que el Valencia les conserve ese precio modificado, con el famoso recorte del 50% al que se ha visto obligado a hacer Anil Murthy forzado por la presión popular. Aquellos socios que prefieran esperar en su casa para ver si el Valencia sale 'vivo' del Camp Nou y decidirse después si van o no a Mestalla, pagarán más (de 35 a 70 euros). El turno del público comenzará el viernes y un marcador satisfactorio desde el punto de vista valencianista supondría un gran revulsivo.

Aunque en el vestuario del Valencia se resisten por supuesto a arrojar previamente la toalla, los números del Barça de Valverde son incontestables. Ese 1-0 que le metió el Espanyol en la ida de los cuartos se puede decir que es la única mancha para un equipo que aspira a convertirse en el primero que gana cuatro Copas del Rey consecutivas.

Que hayan puesto la trituradora en marcha Leo Messi y Luis Suárez, autores de 57 goles entre los dos en esta temporada contando todas las competiciones, tampoco implica pensar en un escenario similar al que hubo hace dos temporadas con aquel vergonzoso 7-0, también de semifinales. Parejo, Gayà y Rodrigo son los únicos jugadores blanquinegros supervivientes de aquella nefasta noche que, para los aficionados con cierta veteranía, les resultó tan humillante como aquel 7-0 ante el Karlsruher alemán en los dieciseisavos de final de la extinta Copa de la UEFA (1993-94).

La debacle del Camp Nou tuvo como consecuencia otro episodio igual de desagradable, con aquella agitada protesta que los ultras hicieron en la misma puerta de la ciudad deportiva cuando llegó el autobús del equipo. Con Gary Neville sentado en la primera fila del autocar pero tan desubicado como el primer día que llegó, la madrugada deparó insultos hacia los futbolistas y golpes en el propio vehículo.

"Es un campo dificilísimo. Vamos a enfrentarnos a algunos de los mejores jugadores del mundo, pero también tenemos muy buen equipo. Podemos meternos en la final", pronosticaba ayer Coquelin, que podría retornar este jueves a su posición natural en el centro del campo, después de que Marcelino tuviera que recurrir a él como central.

Fotos

Vídeos