Valencia CF

Vietto da un zapatazo a la apatía

Gesto de Vietto tras el gol que dio la victoria al Valencia en Girona. / efe
Gesto de Vietto tras el gol que dio la victoria al Valencia en Girona. / efe

El Valencia vuelve a ganar después de cinco partidos sin los tres puntos

Pedro Manuel Campos Dubón
PEDRO MANUEL CAMPOS DUBÓNValencia

Cuando la película es floja acabas pegando una cabezadita en el cine y cuando un partido de fútbol es aburrido pasas el tiempo disertando sobre lo humano y lo divino con el de la butaca de al lado. Tanto que solo echas un ojo al campo cuando el murmullo se convierte en griterío. Más de un gol se ha llegado a perder uno mientras hablaba de Puigdemont o de los expulsados en 'Supervivientes'. El partido de ayer en Girona dio para repasar la política nacional e internacional y todos y cada uno de los programas de la tele. Tuvo que ser uno de los futbolistas más desconectados del equipo el que enchufara al aficionado. Vietto cogió el balón en su campo, se dio una carrera de casi cuarenta metros, descartó darle la pelota a sus dos compañeros desmarcados y se marcó un zapatazo propio de Messi. Cuando el balón entró en la portería, el argentino se quedó casi cortado, tuvo que pensar qué hacer. Estaba desentrenado en la faena de marcar goles. Llevaba tres meses sin hacerlo. Pero anotó su segundo tanto de la temporada y daba tres puntos al Valencia. Fue casi lo único bueno del equipo. Eso y las paradas de Jaume Doménech, gato transformado en tigre.

Eran ya cinco partidos sin lograr los tres puntos. El propio Vietto advertía al acabar el partido de que el tramo final se le ha hecho bola al Valencia CF. La renta del inicio de la temporada evitó males mayores, porque rematar la faena costó lo indecible. Hay quien piensa en el Mundial -Guedes y Rodrigo - y otros ya planean sus vacaciones en la mejor isla posible. Marcelino revolucionó el equipo en una ocasión inmejorable para decir «aquí estoy yo». Solo alzaron la voz Vietto y Jaume. Carlos Soler peleó y buscó darle sentido al juego, pero se quedó en la intención. Del resto, nada. Cada vez se entiende más que el entrenador deje fuera a Zaza y cuente muy poco con Maksimovic. Uno ni marca ni crea sensación de peligro y al otro le falta jerarquía. También fue titular Ferran Torres. No fueron sus mejores minutos. Solo una internada por velocidad que acabó en falta dentro del área. Es decir, penalti que no le señalaron. Ahí acabó todo. Pero es joven y con calidad. Lo hará mejor.

LAS CLAVES

Penalti a Ferran
El árbitro no señaló una pena máxima sobre el canterano que podría haber cambiado el encuentro.
Excelso Jaume
El Valencia tiene dos porteros de altísimo nivel. El de Almenara se mostró seguro, incluso con alguna palomita para la foto.
Fortuna
El Girona apretó pero no acertó. Un cabezazo de Olunga acabó en el palo de la portería.

Marcelino intuía que no era el mejor día. El partido no llevaba ni siete minutos y el técnico, enfundado con el chándal, exigía a sus jugadores del centro del campo que dieran más pases. Menos patadones y control del juego. Pero las botas pesaban. Sólo Carlos Soler y Ferran Torres buscaban algo porque lo de Guedes es para un estudio. De cómo un excelso futbolista ha pasado sin solución de continuidad a ser uno más. De ser una de las sensaciones de la Liga a no irse de nadie. Explota su velocidad pero siempre falla en el último pase o en el regate. La operación en el metatarsiano y el problema en el bíceps femoral han golpeado su fútbol. Y tanta habladuría sobre su futuro tampoco creo que le haya beneficiado. Marcelino le ha sustituido en muchos de los últimos encuentros. Ayer disfrutó de un disparo en el minuto 34 que atajó el guardameta del Girona. Y pare usted de contar. A otra cosa.

0 Girona FC

Bono; Pablo Maffeo (Aday Benítez, m. 68), Jonás Ramalho, Bernardo Espinosa, Juanpe, Johan Mojica; David Timor, Àlex Granell, Borja García (Eloi Amagat, m. 80); Choco Lozano (Michael Olunga, m. 71) y Crishtian Stuani

1 Valencia CF

Jaume Domènech; Martín Montoya, Rúben Vezo, Jeison Murillo, Toni Lato (Nacho Vidal, m. 85); Ferrán Torres (José Gayà, m. 76), Carlos Soler, Nemanja Maksimovic, Gonçalo Guedes; Luciano Vietto y Simone Zaza (Rodrigo Moreno, m. 70)

GOLES:
0-1, m. 60: Luciano Vietto
ÁRBITRO:
Ignacio Iglesias Villanueva (Colegio gallego). Amonestó a los locales Pablo Maffeo (m. 33) y David Timor (m. 89) y a los visitantes Carlos Soler (m. 29), Simone Zaza (m. 59) y Toni Lato (m. 75)
INCIDENCIAS:
Partido de la jornada 37 de LaLiga Santander, disputado en el Estadio Municipal de Montilivi ante 10.850 espectadores. Antes del inicio del encuentro, la afición del Girona recibió el premio a la Mejor Afición de la Liga Santanter 2017-2018 que entregan anualmente La Liga y Aficiones Unidas

El peso de las acciones atacantes en la primera mitad lo llevaba el Girona. Tiró mucho de menos a Portu. El canterano del Valencia se mueve como nadie entre líneas y ha sido el mayor baluarte de Machín para llevar al equipo catalán a pelear hasta el final por puestos europeos. Pero no estaba y lo celebró el equipo blanquinegro. Fue Granell el que mandaba y las acciones atacantes de los locales desnudaban una y otra vez a Murillo. El colombiano parecía Ayala en el inicio de la temporada y al final hasta Vezo lo ha hecho mejor. A ver quién le discute a Marcelino que deje fuera al central en los partidos importantes. Cada vez que sale al campo le da la razón.

El descanso le vino de fábula al Valencia. Algún grito del técnico y algo de orgullo hicieron que en la segunda fase el equipo pareciera otro. Algún chispazo en la desconexión del equipo. Carlos Soler seguía a la suyo. Puede no brillar, pero se deja el alma, intenta dar juego y, además, llega desde segunda línea para buscar algún tanto. Ayer solo le faltó fortuna. Antes y después del gol de Vietto tuvo la opción de marcar, primero con un disparo y luego en la ocasión más clara cuando solo tenía que acompañar el balón. Está claro que el centro del centro del campo es su sitio, pero se ha encontrado con Parejo y con Marcelino, que públicamente ya ha avisado de que si el madrileño está disponible, él jugará ahí.

Y en un ataque del Girona, de repente llegó la tormenta perfecta. Vietto le arrebata el balón al jugador catalán, se da la vuelta y pone el ojo en la portería contraria. Unos cuarenta metros con el esférico pegadito mientras Zaza por la derecha y Guedes por la izquierda buscan el desmarque. Pero el argentino no quería amigos, todo para él. Y se marca un zapatazo espectacular con su pierna derecha. El portero rival voló para nada.

Un gol y a dormir. El Valencia volvía a sentir lo que era ganar un partido. El Girona no se achantó. Se lanzó con todo a por el empate. Pero se encontró con Jaume. Buenas paradas para salvar el triunfo, además de un palo a cabezazo de Olunga. Marcelino se cansó de Zaza -su tramo final de temporada no invita a pelear por su continuidad- y sacó a Rodrigo. En los pocos minutos de que dispuso expresó más peligro que el italiano. Un chut con su pierna izquierda a punto estuvo de sorprender a Bono. Los espectadores aburridos, alertados por el golazo de Vietto, no quitaban ahora ojo del césped. Pero el Valencia se defendió panza arriba y consiguió, por fin, una victoria que ya no necesitaba para los objetivos pero sí para cerrar una mala racha de resultados y sensaciones. Faltó que debutara Gonzalo Villar, pero la lesión de Lato lo impidió. La cantera se hace fuerte y lucirá en la Champions.

Fotos

Vídeos