Valencia CF

Fútbol | Valencia CF

El Getafe patea al Valencia CF

Zaza muestra su extrañeza con los brazos abiertos, con el valenciano Vicente Guaita./AFP
Zaza muestra su extrañeza con los brazos abiertos, con el valenciano Vicente Guaita. / AFP

Los de Marcelino pierden con un jugador más y masacrados a faltas por el rival

Héctor Esteban
HÉCTOR ESTEBANValencia

El Valencia ya no está invicto, se alejó un pasito más del Barcelona y malogró la oportunidad de hacerse más aspirante en esta Liga. Cayó en Getafe con un jugador más durante una hora de partido y masacrado a patadas por un rival que juega un fútbol primitivo pero eficiente. Guaita tuvo su noche y los delanteros del Valencia nunca lucieron una oportunidad de las denominadas clarísimas. La derrota sin ser útil servirá para apaciguar las pasiones. Hay que ajustar la realidad y el objetivo. La situación vivida hasta ayer era excepcional. Ningún equipo permanece inmaculado para siempre. Las derrotas son parte también del fútbol. Lo mejor es saber digerirlas. Al Valencia le espera un final de año duro por las bajas y el de ayer fue el mejor de los ejemplos. En la recta final del partido hubo un abanico de ocasiones para empatar pero o el portero o la falta de puntería hicieron que todas fueran agua.

En dos minutos el partido cambió de rumbo. Mediada la primera parte, el línea levantó la bandera para señalar fuera de juego en el remate de Amath. La jugada ensayada de Bordalás, que ha impregnado al Getafe de carácter, acabó dentro pero en posición ilegal del delantero azulón. En el debe del Valencia, el despiste en la defensa del córner. Arambarri llegó desde la frontal para rematar el centro raso del saque de esquina. Tanto coraje le dio al uruguayo que el árbitro anulara el gol, que se despojó de la serenidad necesaria para saber digerir estos trances. Se marchó detrás de Rodrigo para cazarlo al borde del área. Arambarri, que ya cargaba con una amarilla, vio otra amonestación para dejar a su equipo con diez. El Alfonso Pérez bramó sin razón. Con tres cuartos de partido por delante, el Valencia se situó en superioridad. La desgracia es que la expulsión envalentonó a los locales hasta el pitido final.

Hasta la expulsión, todo el peligro fue a balón parado. El primer tiro a puerta fue de falta de Parejo desde treinta metros. La ocasión la convirtió en peligrosa Guaita, que despejó a saque de esquina con apuros. La segunda oportunidad, también de Parejo y con una barrera por delante. En esta ocasión, el portero valenciano del Getafe respondió de manera sobresaliente a un balón que se colaba. El Valencia proponía, o al menos lo intentaba. El Getafe salió a lo suyo, que no es otra cosa que la receta de jarabe de palo de Bordalás. Una estrategia que no luce pero que al menos da los puntos necesarios para salvar la categoría. Ayer se vivió un ejemplo más. El árbitro que pita en Getafe tiene que tener una dosis de valentía para por lo menos contener la masacre azulona.

A partir de jugar con uno más, el Valencia empezó a tener más el balón. Los de Marcelino no encontraron nunca el momento de ejecutar las contras de manual. Primero porque Bordalás tenía muy estudiado al rival en esa faceta. Por eso, el mandato era replegar y presionar con mucha intensidad y emplear la guadaña en el momento en el que fuera necesario. El Getafe es un equipo por necesidad. Además, los contragolpes del Valencia han perdido velocidad por la ausencia de Guedes. El once ya echa de menos al luso. Pereira es voluntarioso pero ni de lejos se parece al jugador cedido por el PSG. Hay que aprender a vivir con la ausencia del jugador sensación de la primera parte de la temporada. El Getafe, además, creó problemas con el balón parado. Más de los esperados.

La primera parte fue la típica por el valle del terror de la Comunidad de Madrid. Tan fea y difícil como el estadio de los azulones. El Valencia ofreció una de las imágenes más espesas de la temporada. Se tuvo que adaptar a un partido que se hizo bola, como un polvorón navideño. Zaza no olió un balón y las bandas no abrieron el campo para colocar balones al área. El Getafe, incluso en inferioridad, siguió repartiendo estopa.

1 Getafe

Guaita, Damián, Bruno, Djené, Molinero; Portillo, Markel Bergara, Arambarri, Amath (Fajr, min. 72); Ángel (Olivera, min. 78) y Jorge Molina (Lacen, min. 90)

0 Valencia CF

Neto, Montoya, Gabriel, Vezo, Gayá; Soler, Parejo, Kondogbia (Nacho, min. 46), Andreas (Santi Mina, min. 62); Rodrigo y Zaza

ÁRBITRO:
Medie Jiménez (Comité Catalán). Mostró cartulina amarilla a Molinero (min. 13), Djené (min. 52), Amath (min. 70) y Ángel (min. 73) y Jorge Molina (min. 88) por parte del Getafe y a Kondogbia (min. 23), Parejo (min. 69), Montoya (min. 83) y Santi Mina (min. 89) por parte del Valencia. Expulsó a Arambarri por doble amonestación (min. 21 y min. 25)
INCIDENCIAS:
partido correspondiente a la decimocuarta jornada de LaLiga Santander disputado en el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe ante 12.480 espectadores

La segunda parte se inició con novedad en el Valencia. Mantener a Kondogbia en el campo era un amenaza. Con un amarilla en el expediente y un aviso, estaba claro que su siguiente falta era expulsión. Uría, la prolongación de Marcelino, colocó a Soler en el centro y a Nacho Gil en banda izquierda. Pereira se resituó en la diestra. Las bajas ya obligan a tomar decisiones de urgencia. Esta va a ser la dinámica del Valencia hasta que lleguen refuerzos en enero, si es que llegan. Lim, presente, tomó nota.

La oportunidad del partido con cero a cero la tuvo Ángel. Un delantero que resucitó en Zaragoza y en Getafe mantiene la racha. Encontró la brecha en la defensa del Valencia y cuando lo más sencillo era marcar, la cruzó fuera de manera incomprensible.

Cuando el Valencia había dado un paso adelante, llegó el gol del Getafe. Antes, Damián se tenía que haber ido a la calle por agresión a Gayà. Bordalás ordenó a los suyos buscar las contras. En una de ellas el premio fue un saque de esquina que Paulista despejó de manera horrible al centro. Bergara empalmó el regalo que se coló en la portería de Neto.

A partir de ahí, a remar en una situación casi desconocida para el Valencia, que sólo había ido por detrás en toda la Liga durante ocho minutos en el Bernabéu. El Getafe sólo quiso perder tiempo y dar más leña. Patadas a gogó. Parejo, otra vez de falta, tuvo la gran oportunidad para empatar con una falta al borde del área. La cepa del palo escupió un balón que era gol.

Las claves

Roja a Arambarri. La expulsión del jugador del Getafe no la notó su equipo, que se creció ante la adversidad.

Pocas ocasiones. El peligro del Valencia sólo estuvo en el balón parado de Parejo. La faceta ofensiva no carburó como en otros partidos.

Dureza. El Getafe es un equipo durísimo. Siempre al límite. Patadas que le permiten puntuar.

Fotos

Vídeos