Valencia CF

Pon un Guedes en tu vida

Mina, Rodrigo y Guedes celebran el primer gol./AGENCIAS
Mina, Rodrigo y Guedes celebran el primer gol. / AGENCIAS

El portugués se luce con un tanto y acciones de crack para llevar al Valencia al triunfo en Riazor con sufrimiento final

Pedro M. Campos Dubón
PEDRO M. CAMPOS DUBÓNValencia

Todos queremos ser felices. La psicología apunta a amor propio y a la compañía, a la buena compañía, para disfrutar del bienestar soñado. Rodearte de personas que te hagan ver el presente de color de rosa, que te hagan fácil la existencia. Todas las consultas deberían lucir entonces el eslogan ‘Pon un Guedes en tu vida’. Éxito garantizado. Marcelino se relame al tener en su plantilla a un futbolista de esta dimensión. Hay muy pocos jugadores que ganen partidos. El portugués lo es. Se ha adentrado en el exclusivo club que domina Messi con la compañía de Cristiano o Griezzman. Ni uno más. Guedes marcó un gol, dio el pase del segundo y participó en todas las acciones de peligro ante la portería del Deportivo. Se fue en velocidad de los bisoños defensas coruñeses y se lució con los disparos desde fuera del área. Posee una potencia descomunal en su pierna derecha. El Valencia tiene que aprovecharlo cuanto pueda porque cada vez resultará más difícil retenerlo. El precio para comprarlo subirá con cada lucimiento y los transatlánticos de Europa, auténticas aves de rapiña, se lanzarán a por él. La única opción es que el PSG no quiera fortalecer a Madrid o Bayern y prefiera verlo en Mestalla. Que así sea.

El Valencia ganó en Riazor. 40 puntos en 19 partidos. Tercer clasificado a dos puntos del Atlético y algo más alejado del Barcelona. Pero casi es mejor mirar con el rabillo del ojo para ver por detrás, a lo lejos, al Real Madrid. Ocho puntos le separan con el mejor equipo del mundo en 2017 por títulos. Pues por encima de ellos está este grupo orgulloso, que saca buenos resultados incluso con Vezo y Maksimovic en la banda derecha. Que ya es mucho decir. El Deportivo se dio cuenta de la debilidad y asedió por esa zona en los primeros ataques del partido. Dominaba la posesión y lanzaba los ataques. Borges pudo adelantar al conjunto gallego con un cabezazo que salvó el larguero. Y apareció Guedes y se acabó que lo que se daba. Cogió el tono con un chut desde fuera del área en el minuto 26, se calentó con otro disparo en el 32 y muy poco después lo incendió todo. Le ayudó el portero Rubén y sus manos flojitas, pero hay que intentarlo y el portugués lo hizo. Cuarto gol de la temporada, de su temporadón.

A todo esto, Marcelino decidió que Coquelin fuera titular. Dos entrenamientos en Paterna y a formar con Parejo. El técnico del Valencia derrumbó la milonga de la falta de adaptación. El que sabe jugar a fútbol, sale al tapete y lo demuestra. Decían de él que sólo defendía. Lo hace. Pero también ofrece criterio para repartir juego. Con la baja del capitán por sanción, es muy probable que sitúe al futbolista procedente del Arsenal junto a Kondogbia. Músculo y pauta.

En los minutos finales de la primera parte el Valencia pudo sentenciar. Nuevamente con Guedes de protagonista en un pase desde la misma línea de fondo al que no llegó Santi Mina. El gallego lo intenta, de eso no hay duda, pero futbolísticamente aporta poco. Sorprendió que fuera titular por delante de Zaza y Vietto, pero Marcelino también se ha ilusionado con la Copa del Rey y quiere tener a toda su tropa alerta. Casi con el pitido del árbitro el portugués se puso el esmoquin para realizar un control orientado con la espuela y, con un regate, dejar sentado al deportivista Lucas. Unos millones más en el precio de venta. Pero lo que se disfruta viéndole tocar el balón bien merecen meter la mano en el bolsillo. Eso va dirigido a ti, Peter Lim.

1 RC Deportivo

Rubén Martínez; Juanfran, Albentosa, Sidnei, Luisinho; Borges (Çolak, min.52), Guilherme, Mosquera (Fede Valverde, min.70); Lucas Pérez, Andone y Adrián López

2 Valencia CF

Neto; Vezo, Gabriel Paulista, Garay, Gayà; Maksimovic, Parejo, Coquelin (Montoya, min.83), Gonzalo Guedes; Santi Mina (Vietto, min.73) y Rodrigo (Zaza, min.80)

GOLES:
0-1, min.37: Guedes. 0-2, min.64: Rodrigo. 1-2, min.88: Andone
ÁRBITRO:
Alberola Rojas, del colegio castellano-manchego. Mostró amarilla a Mosquera (min.47), del Deportivo; y a Parejo (min.63), del Valencia
INCIDENCIAS:
Partido de la decimonovena jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio de Abanca-Riazor ante 19.096 aficionados, según el Deportivo

Con la vuelta al terreno de juego la lluvia quiso estar presente y el campo cada vez estaba más rápido, perfecto para velocistas como Guedes. En la primera acción provocó la tarjeta a Mosquera. El Deportivo sacó algún arreón de orgullo, casi siempre por la zona de Vezo y Maksimovic, que sufrían para frenar la pujanza de Andone y Adrián, que formaban el tridente atacante con Lucas. Hasta que unas dudas en la defensa local y la presión de Santi Mina hizo que el balón cayera a los pies de Guedes, que le cedió el honor a Rodrigo. El internacional español chutó con su pierna izquierda, el balón rozó en Mosquera y confundió a Rubén. Noveno tanto en Liga y supera en esta estadística a Zaza. El italiano últimamente ha visto frenada su cosecha anotadora. Ayer salió unos minutos y poco pudo hacer para retomarla.

Ya estaba todo hecho. Dos goles y un rival casi noqueado. Rodrigo disfrutó de un remate más en un cabezazo peligroso. Y se echaron a dormir. El Valencia dejó que el Deportivo se hiciera con el control del partido, permitió que resucitara, validó que le remontaran. Poco faltó. Muy poco. Tanto que al final la sensación es que el empate quizá era lo más justo. Porque Andone se aprovechó de unas dudas en defensa para anotar de cabeza cuando sólo restaban tres minutos para el final del partido, y ya en la prolongación, cuando se necesitaba tirar de veteranía para proteger el balón lo más lejos de la portería de Neto, Adrián se quedó solo ante el guardameta portugués. Y porque la puntería del asturiano está desviada, porque este balón lo pilla cualquier otro y la alegría se hubiera tornado en cabreo. Tanto como el del arquero con Zaza, que en esa jugada prefirió levantar el brazo pidiendo fuera de juego a presionar a Adrián para que no chutara con comodidad. Pero al final el nerviosismo se tornó en regocijo. Un nuevo triunfo que le permite asentarse entre la aristocracia. El Valencia necesita jugar la próxima temporada en la Liga de Campeones. Es vital para que la economía respire y para poder optar a fichajes. Pagar al Inter por Kondogbia y, sobre todo, ablandar el corazón del jeque del PSG para tener a un Guedes en la vida valencianista. Todo será más bonito.

Fotos

Vídeos