Las Provincias

El derbi del millón de euros para el Valencia CF

Soler, ayer, a la derecha junto a Lato en el comienzo del entrenamiento. :: jesús signes
Soler, ayer, a la derecha junto a Lato en el comienzo del entrenamiento. :: jesús signes
  • A cuatro días para que empiece la era Marcelino y por primera vez en toda la temporada, tras la vuelta de Abdennour, no hay ningún futbolista lesionado

  • Cada puesto final en la tabla se premia con 300.000 euros

valencia. Por mucho millón de euros que para el Valencia pueda haber en juego este domingo en función de la clasificación en la que termine, a buena hora se vacía la enfermería. A cuatro días para que el equipo dispute el último partido de Liga y se dé oficialmente inicio a la 'era Marcelino', el médico y los recuperadores valencianistas no tienen pacientes que atender. Aunque pueda resultar sorprendente, va a ser este derbi contra el Villarreal la única ocasión en toda la Liga que el Valencia no tenga a ninguno de sus futbolistas afectado por algún percance físico. Ni una sola jornada se ha dado esta circunstancia desde el punto de vista médico, ya sea unas veces por la ley del fútbol o por la mala suerte, y otros por los continuos cambios que han habido en los responsables de la preparación física (tantos como entrenadores).

Cuando no era el dichoso tobillo de Siqueira, surgían los problemas musculares de Nani y Garay, por ejemplo, o se producía la complicada fractura de tobillo de Rodrigo. Ayer, el que salió de su particular 'zona oscura' fue Abdennour, cuyo apodo de 'la Roca' ha quedado solo en eso, en un simple mote. Una elongación muscular le ha tenido apartado justo un mes. Fue el central tunecino la segunda novedad de un entrenamiento que comenzó con las particulares felicitaciones que hacen los jugadores a un compañero cuando se hace efectivo un nuevo contrato. A Carlos Soler, el nuevo símbolo en el que ha depositado su esperanza el valencianismo, lógicamente le tocó hacer el habitual pasillo para recibir las collejas del resto.

Sin duda alguna, será el centrocampista valenciano uno de los atractivos del duelo (domingo 16.45 h.) contra el Villarreal, en el que hay más en juego de lo que uno se puede imaginar. Desde luego para el exequipo de Marcelino en los puntos le va uno de los premios gordos de la temporada: la Europa League. No estará del lado valencianista Orellana por sanción ni tampoco por los visitantes Samu Castillejo, a quien le han caído dos encuentros de sanción por dirigirse al árbitro asistente: «¿Qué tenéis en contra de los amarillos? Todo en contra del amarillo. Todo en contra del amarillo. Siempre nos pitáis todo en contra».

En contra, a quien va a tener el Villarreal es a un Valencia cuyo vestuario piensa más en las decisiones que va a tomar Marcelino en la configuración de la futura plantilla que en no pifiarla como el 0-1 del año pasado contra la Real Sociedad. Es más que probable también que muchos jugadores desconozcan, por desgracia, que lo de los partidos intrascendentes del final del campeonato ya pasó a la historia. Con el sistema establecido por la LFP para el reparto del dinero por televisión, cualquier punto vale oro.

Y más todavía si de eso depende estar en una posición o en otra en la tabla. Para el Valencia (tiene 46), tres puntos más o menos le pueden colocar como undécimo por delante de Málaga y Celta -en función también del resultado de anoche- o como decimotercero. El Decreto del fútbol recoge que del décimo al puesto 17, cada posición en la tabla equivale a 300.000 euros (para el Valencia hay tres puestos en juego) más que el año anterior, que se convierten en un millón de euros en los cinco años que sigue teniendo vigencia esta clasificación.

El homenaje a Voro y la despedida de algunos jugadores del Valencia no sale nada barato. La mitad del pastel de TV global se reparte de acuerdo al baremo vinculado a la clasificación. El undécimo recibirá un 2,5%, el duodécimo un 2,25% y el decimotercero (última plaza que podría ocupar el Valencia de perder) percibirá un 2%.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate