Las Provincias

Lim delega el nuevo Valencia CF en Alemany, Marcelino y Alesanco

Lim delega el nuevo Valencia en Alemany,  Alesanco y Marcelino
  • Voro desempeñará funciones de adjunto al director general

  • El técnico firma hasta 2019 como mínimo, decidirá sobre la planificación y el objetivo marcado es «hacer un equipo competitivo para estar en lo más alto»

valencia. Siete entrenadores, tres directores deportivos (contando los galones que se cosió Nuno), tres presidentes (sumando a Murthy), 25 fichajes, dos estrepitosos fracasos y 230 millones de euros invertidos... Peter Lim se ha cansado de estar en boca de casi todos y que el motivo no sea precisamente para elogiar sus conocimientos. Con la confirmación que ayer por la mañana dio el Valencia de la contratación de Marcelino García Toral como entrenador se quiere poner -esa es la intención- punto final a una de las etapas más desconcertantes y decepcionantes de la historia del club. La llegada de Marcelino va un poco más allá del titular del banquillo. Meriton se ha propuesto iniciar con el técnico asturiano un nuevo periodo, hasta el punto de que desde el cónclave de Singapur, si bien se evita pronunciar eso de 'aprender de los errores', al menos sí se admite que la propiedad ha entendido que ha llegado la hora de dar el cambio de rumbo que hacía falta.

El hecho de que a Marcelino se le haya garantizado un contrato «por un periodo mínimo» de dos temporadas (hasta junio de 2019) envuelve de firmeza la decisión adoptada por los otros dos pilares que forman la entidad: Mateo Alemany y José Ramón Alesanco, dando sobre todo al director general un valor añadido.

La sensación que quiere también transmitir el Valencia hacia su afición es que se ha entendido el mensaje. Precisamente en los actos celebrados en Requena y aunque el club ya se ha encargado de avisar que hasta el final de la temporada no se va a realizar ni la presentación de Marcelino ni se van a realizar manifestaciones al respecto por parte de ninguna de las dos partes, el futuro presidente, Anil Murthy, sí que aprovechó para reforzar las intenciones de futuro. «Hoy -fue ayer por la tarde- hemos firmado a Marcelino como entrenador y estamos muy satisfechos por ello. Estamos trabajando duro para volver a hacer un equipo muy competitivo para estar en lo más alto». No mencionó la palabra Europa pero se entiende que a Marcelino se le ha firmado para igualar lo que hizo con el Villarreal (Europa League y Champions).

Pero de Marcelino no sólo se espera en el Valencia su concienzuda labor como entrenador sino también sus conocimientos en lo que a planificación deportiva se refiere. Es lo que se preveía, conociendo los antecedentes del preparador asturiano. Marcelino es de los que les gusta no sólo estar al tanto de las intenciones de compras y ventas de la dirección deportiva sino también tomar partido en cuanto a decisiones. Así ha quedado claro en las conversaciones que Alemany ha mantenido para dar por cerrado el fichaje.

Teniendo en cuenta los antecedentes más recientes en el Valencia, que a un hombre como Marcelino con un curriculum con 360 partidos (Nuno llegó al Valencia con los 79 del Rio Ave) se le dé más margen en cuanto a galones ya es de por si una variante sustancial en el habitual proceder de Meriton.

De este triunvirato que ha estrenado ahora el Valencia y que conforman Marcelino, Alemany y Alesanco, el que ha salido más erosionado de todo este proceso ha sido el director deportivo. Marcelino va a participar directamente en lo que a la venta de jugadores se refiere y también en cuanto a propuestas de fichajes (el primero sobre el que decidir es el de Camacho).

A Alemany le ha correspondido de manera particular encontrar la nueva ubicación de Voro dentro del organigrama valencianista. Se habló de ello en Singapur y al regreso le trasladó la propuesta el propio Alemany a Voro. La cadena Cope adelantaba esa figura diseñada para Voro y que todavía falta por pulir, pero que en líneas generales será la de adjunto a la dirección general, trabajando desde las oficinas y en los viajes del equipo, y que servirá para reforzar la imagen del club en situaciones como almuerzos oficiales entre los equipos, relaciones con los árbitros y todo lo que pueda tener relación con un aspecto social y de representación. Queda claro que el delegado seguirá siendo Paco Camarasa, que Juan Monar regresará al organigrama de Paterna y falta por saber qué ocurrirá con José María Sanz (ayudante de Voro). Por cierto, el segundo (Uria) y el preparador físico (Fernández) de Marcelino ya lucían ayer foto con el escudo del Valencia en las redes sociales.

Más generoso que Murthy en palabras fue el consejero Juan Sol. En declaraciones a la radio del club desvelaba qué es lo que se espera de Marcelino: «Es un entrenador que ha demostrado sus grandes condiciones y estamos esperanzados con la labor que va a realizar. Yo creo que él se merece un equipo como el nuestro y nosotros nos merecemos un entrenador como él. Un entrenador ambicioso y con carácter, es muy importante. Marcelino es el primero que va a luchar. Conoce al Valencia y la calidad de este equipo. Que sepa que va a tener el apoyo total del equipo, de los jugadores, que también están ilusionados».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate