http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Deconstruyendo a Guedes

Deconstruyendo a Guedes

«Está dos años por delante de su edad», dice Jorge Jesús, el entrenador que le hizo debutar con el Benfica siendo todavía un niño | El futbolista del Valencia se ha convertido en la sensación de la Liga, donde ha dado más asistencias de gol que Messi

PEDRO CAMPOS

Ferran Adrià es un genio. Su virtuosismo en los fogones le ha permitido variar no sólo el sabor de los alimentos, también el significado de las palabras. Cuando se habla de deconstrucción nadie asocia esta palabra a un término filosófico ideado por Jacques Derrida, sino a la reinvención de los platos tradicionales con nuevas e ingeniosas preparaciones, como así proyectó el cocinero catalán. Con el fútbol también se fantasea. Los jugadores históricos mutan en las novedosas versiones. Paulo Futre, Ángel Di María, 'Piojo' López o Cristiano Ronaldo. Peloteros que en los últimos tiempos han encontrado en un valencianista su réplica. Gonçalo Manuel Ganchinho Guedes (Benavente, 29 de noviembre de 1996) absorbe un poco de cada uno de ellos. La potencia del histórico portugués, la verticalidad del argentino del PSG, la velocidad del mítico delantero del Valencia y el instinto matador del madridista. Así lo han reflejado muchos comentarios de los sabios de esto. La deconstrucción de Guedes by Adrià.

El jugador del Valencia ha tenido una doble irrupción en España. La actual ha sido descollante. Ha asombrado al pueblo. Pero los futboleros ya atisbaron que ahí había futbolista de peso en un Atlético-Benfica. Volvió loco a Filipe Luis. Muchos en el Vicente Calderón se frotaban los ojos. ¿Quién es ese chaval? Fue un 30 de septiembre de 2015. Se lanzó a muerte tras un pase de Nico Gaitán y con escaso ángulo batió al guardameta Oblak con un toque sutil. Le convirtió en el portugués más joven en marcar en la Champions League con 18 años y 305 días. Ese gol ayudó a conseguir la primera victoria del Benfica en suelo español desde 1982.

Pues el zagal de la cuadra de Mendes destacó en un torneo de captación. Vivía en Benavente, en la cuenca del Tajo, a poca distancia de Lisboa. El chaval se hacía el remolón para quedarse a ver los entrenamientos del primero equipo del Benfica en O Seixal. Mientras se fijaba en los mayores, ya destacaba entre los menores. Lucía su fútbol y su carácter. En un entrenamiento, con ocho años, se negó a trasladar una valla. El entrenador le dijo que se quedaría sin jugar. Y Guedes con eso no podía. Rápidamente pidió perdón y al campo, a su hábitat natural.

Ya incorporado a la cantera del Benfica, fue quemando etapas, casi las carbonizaba. Hasta que Jorge Jesús no pudo aguantarse más y le facilitó el debut con el primer equipo. «Gonçalo Guedes está dos años por delante de su edad. No sólo se le puede valorar por lo que hace con el balón en los pies, también hay que fijarse en cómo juega táctica y físicamente». Así lo definía el entrenador que le puso bajo el foco. Después él mismo se fue alumbrando. Relució en un partido de la Youth League con un gol de chilena frente al París Saint Germain. De ahí al primer equipo.

En temporada y media en el club portugués rompió amarras. Disputó 61 partidos y se unió a una de las generaciones más brillantes del fútbol luso, con Renato Sanches, Semedo o el exvalencianista Cancelo. Y mucho tuvo que ver el sustituto de Jorge Jesús. Rui Vitoria entendió que con la gente de la casa todo es más fácil, sobre todo si son jugadores especiales. Y Guedes lo es. «Es un jugador de calidad, como muchos de los jugadores de la cantera del Benfica. Da asistencias y marca goles, pero el fútbol es más que eso. Aún puede mejorar en muchos sentidos, pero estoy muy satisfecho de ver su progreso», enfatizaba el técnico portugués.

El problema de exhibirse es que es fácil que alguien se encapriche. Y los grandes del fútbol mundial son insaciables. Crack que veo, crack que quiero. El Valencia lo intentó, según relató tiempo después Jesús García Pitarch, pero la potencia económica del club de la capital de Francia sacó a garrotazos a todos los rivales por Guedes. Pagó 30 millones de euros al Benfica y le firmó un contrato hasta 2021. Ahora lo tiene en Mestalla, como así aconsejó Emery al futbolista, a la espera de volver para unirse a la nómina de estrellas que lideran Neymar y Mbappé. El futbolista ve con buenos ojos seguir una temporada más en el Valencia por la competencia feroz. Habrá que esperar.

Más

Donde no hay demora es en su progresión. En algunas de las estadísticas oficiales de la Liga supera al mismísimo Messi. El portugués ha recibido 21 faltas, una más que el argentino, y el valencianista ha dado dos asistencias de gol más que el barcelonista. Cinco para Guedes y tres para Messi. Donde el 10 barre al valencianista, y a cualquiera, es en regates con éxito y, sobre todo, en la incidencia que tiene en los partidos. Ahí deberá insistir Guedes. Ser importante siempre, no casi siempre.

¿Y cuáles son las cualidades principales de Guedes? Pegado la banda izquierda -en el Benfica llegó a jugar de delantero centro por las lesiones de compañeros-, es rápido e incisivo, con un disparo potente y con olfato de gol. Sus entrenadores en la cantera lisboeta han loado sus virtudes: «Es competitico, tiene verticalidad, dribbling, es buen finalizador y tiene un estable núcleo familiar». Cualidades que le llevaron en 2015 a estar entre los nominados para el premio Golden Boy -lo ganó Martial, del Manchester- y que ahora le honran en Mestalla. «El Valencia es el sitio ideal para Guedes», ha dicho su compatriota Nuno Gomes, antiguo jugador de Benfica y Fiorentina. «Empezó muy niño en el Benfica y todo el mundo en el club decía que llegaría muy lejos. Ahora se está comprobando. Estuvo dos temporadas en la primera plantilla del Benfica, una de ellas a nivel 'top'. La primera no mucho, pero luego estuvo muy bien», alumbra Gomes.

Fotos

Vídeos