http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Coquelin se sube al avión

Coquelin corta un avance de Adrián. / efe
Coquelin corta un avance de Adrián. / efe

Con dos entrenamientos el francés fue titular, haciendo además un partido muy correcto y la próxima baja de Parejo le da opciones de seguir El Valencia cierra con 40 puntos la segunda mejor puntuación de su historia en Liga

J. CARLOS VALLDECABRES VALENCIA.

Coquelin llegó el jueves, entrenó tan sólo dos días, apenas habla el castellano y no sólo se lo llevó Marcelino a Riazor sino que le puso a jugar desde el inicio, participando de esta manera en esa cifra de 40 puntos que ha alcanzado el Valencia tras acabar la primera vuelta. Esa puntuación tiene un gran valor porque no sólo refuerza el gran trabajo del equipo sino que permite recordar momentos magníficos. Con 43 en esa primera fase de campeonato conquistó el Valencia hace algunos años el doblete. Esos 40 puntos (el año pasado tardó el equipo 32 ornadas en conseguirlo) significan la segunda mejor cifra en una primera vuelta liguera.

La afición empieza ya a adaptarse a esta velocidad de crucero que ha cogido el Valencia. Y hablando de adaptaciones, con Coquelin se ha demostrado que la teoría del necesario periodo de aprendizaje es tan recurrente como falsa en ocasiones. Esta vez, el centrocampista ha demostrado que para jugar al fútbol en un equipo que va como un avión sólo hace falta recurrir a las ganas y a la lógica. Coquelin se pagó un avión para venir pronto y ahora se ha subido al que pilota Marcelino.

Al no estar Kondogbia y con Marcelino pensando en la Copa, el francés desplegó casi más virtudes de las que en un principio se esperaban. Bien tácticamente, con un fútbol sencillo y sin florituras, rindió a un nivel más que aceptable teniendo en cuenta las circunstancias. Se espera mucho más de él, lógicamente, pero deja el centrocampista un gusto agradable en su primera experiencia como valencianista.

El Valencia sólo sumó más puntos en la primera vuelta de campeonato el año del doblete: 43 Marcelino, satisfecho de Coquelin, que pidió en los últimos minutos el cambio por agotamiento físico

Además, el hecho de que a Parejo le mostraran en la segunda parte una cartulina amarilla, provocará que el capitán tenga que descansar la semana que viene en el duelo contra Las Palmas (llega limpio pues frente al Real Madrid). Para cubrir esa ausencia y recuperado para la causa Kondogbia, el técnico deberá decidir si pone en el centro del campo a la pareja de franceses -lo más probable- o si da continuidad a Maksimovic. El serbio, dicho sea de paso, tuvo que cambiar su rol habitual para adaptarse a la banda derecha donde se le vio bastante activo.

Es curioso pero desde que se supo que Coquelin iba a llegar, Maksimovic parece haberse puesto las pilas, ya sea porque a Marcelino no le ha quedado otro remedio que tirar de él o porque él se ve con ganas y posibilidades de quedarse y hacerse con un hueco. Como esto último, por mucho que lo intente, parece complicado, no debe coger por sorpresa a nadie que el serbio salga en este mercado de invierno en busca de más minutos. Se juega una plaza para el Mundial.

A falta de siete minutos, Coquelin dejó su puesto a Montoya. Físicamente no podía más ya y de eso hablaba después el propio Marcelino, que no tuvo inconveniente en valorar el partido del ex del Arsenal. «Pidió el cambio por calambres, lógico. Con el ajetreo viene de no competir mucho y el campo estaba muy pesado. Estuvo a gran nivel, nos dio un buen criterio con balón», afirmaba el entrenador.

A Marcelino, dicho sea de paso, no le cambia la racha ni el accidente ni el collarín que todavía lleva. Con el Valencia está alcanzado objetivos que ni él mismo había logrado como entrenador nunca. Con el Villarreal, por ejemplo, se quedó en una primera vuelta (2015-16) con 39 puntos. Uno menos que los que lleva ahora el Valencia, capaz a este ritmo de llegar a los 80, fuera de todo pronóstico hace pocos meses.

Fotos

Vídeos