http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Un conciliador que logró ganarse el respeto

J. C. V. VALENCIA.

«He sido un 'arreglaparroquias'. Cuando estuve en el Valencia, más que liderar lo que hacía era aunar a gente muy diversa, gente que tenía muchas ambiciones y era esa conciliación de posiciones lo que lideraba el proyecto». Así definió Jaume Ortí, en su última entrevista en LAS PROVINCIAS, su paso por la presidencia de la entidad de Mestalla. Su último servicio a la causa, en junio de 2013, fue conseguir el abrazo en una Junta de Salvo y Andreu, ante el aplauso general de los accionistas. Su carácter tranquilo le permitió, además de liderar el club con mucho carisma para el aficionado, ganarse el respeto interno. Pero, por encima de todo, le convirtió en un icono para el valencianismo: «La gente me da mucho cariño, sobre todo las personas mayores y los niños. Las abuelas siempre han sido mi debilidad, me decían guapo por la calle».

Fotos

Vídeos