http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El club prefiere ahora esperar en la política de las renovaciones

El Valencia ha decidido frenar la maquinaria contractual. A Rodrigo fue al último que se le estiró el contrato (hasta 2022) y por ahora la estrategia es dejar pasar el tiempo en lo que se refiere a Marcelino (le queda hasta junio de 2019) y Parejo, por ejemplo (acaba en 2020). Si el técnico admitía hace diez días que «aún es pronto» para hablar del tema de su renovación, el capitán e lo tomaba con filosofía: «No sé nada. Cuando el proceso está avanzado me gusta enterarme y saber, pero a día de hoy no tengo ni idea. Estoy tranquilo, feliz y contento. Si viniera alguna oferta -de renovación- se estudiaría. Mi familia está muy a gusto aquí. Al Valencia le debo mucho».

Fotos

Vídeos