Las Provincias

La ciudad pide sólo fútbol entre vecinos

  • Nuno va con todo y junta a Alcácer y Negredo en el teórico once titular mientras Alcaraz confía en el bloque que le dio la victoria en Almería

  • El Valencia apuesta por olvidar el calamitoso arbitraje en Bilbao y el Levante lucha por escapar de la zona de peligro

valencia. No hubo foto ni saludo protocolario entre entrenadores. No se ha hablado demasiado de la victoria del Levante en el primer derbi de esta Liga; de la oportunidad del Valencia para vengarse y de paso, recortarle distancia al Atlético; de la necesidad de los azulgranas para sumar los puntos que le permitan alejarse de la zona de descenso. El huracán Teixeira Vitienes impidió una lógica transición hacia el duelo entre vecinos. Se llevó por delante el árbitro cántabro la parafernalia propia de cada Valencia-Levante. Y después de tres días repasando coma a coma el acta de Teixeira en San Mamés, comité va y viene, llega al fin el derbi. Y el cuerpo pide sólo fútbol para recuperar las constantes vitales de esta vibrante recta final de competición.

Como damnificado y herido por dos empates consecutivos, el Valencia ha aireado su sentimiento de «rabia» desde el pitido final en Bilbao. Sensaciones que desde el vestuario se han propuesto utilizar ante el Levante. El mensaje, nítido, ha llegado por tierra, mar y aire en cada intervención de jugadores, técnicos o directivos valencianistas. Disfrazarse de cordero para morder como lobos. Nuno ha aleccionado a su maltrecha plantilla porque pasar página es tan relevante como aprovechar cada resquicio permitido por el Levante sobre el verde. En la ida, el portugués acudió a la sala de prensa convencido de la superioridad de su equipo pese a que el botín se quedó en Orriols. Y no parece dispuesto a que le vuelva a suceder.

El agravio de San Mamés dejó al Valencia sin Otamendi para esta noche. Un golpe duro al chasis de los blanquinegros. La posibilidad de que el argentino no jugara el fin de semana en el Camp Nou propició que desde el club de Mestalla no recurrieran el injusto castigo al Tribunal de Arbitraje Deportivo. Rubén Vezo tiene todas las opciones para sustituir a Otamendi y acompañar a Mustafi, Barragán y Orban en defensa. El tránsito hasta el derbi también se hizo duro para Diego Alves, que no se ha podido entrenar con normalidad por unas molestias en el hombro. «Ha mejorado y es una opción mañana», admitió ayer Nuno, que mantiene así una pieza clave.

Con Gayà y Piatti fuera de circulación por sendas lesiones, el técnico se ha visto obligado a replantear toda la banda izquierda y, por ende, el frente de ataque. Por lo ensayado en el entrenamiento a puerta cerrada de ayer en Mestalla, Rodrigo de Paul se ha ganado un puesto en el once del derbi. El argentino fue de lo mejor del Valencia frente al Athletic actuando por detrás del punta. Así que maneja Nuno varias opciones: situarlo ahí y que Alcácer se deje caer al perfil zurdo, o pasar a De Paul a la izquierda para que el de Torrent juegue de enganche con Negredo como ariete puro.

Son variantes admitidas dentro del dibujo del 4-3-3 que en principio pondrá en práctica Nuno teniendo en cuenta que están disponibles Parejo, Javi Fuego y André Gomes, básicos en su esqueleto. Del capitán se espera su colaboración para que el Valencia recupere las décimas de fútbol ausentes en San Mamés. Enzo Pérez, como Gayà, ultiman sus respectivas recuperaciones y apuntan ya al duelo frente al Barcelona.

Si el Valencia consigue los tres puntos se situará a uno del Atlético y tomará oxígeno respecto al Sevilla. Ambos tropezaron esta semana en la lucha por la Champions. La batalla del Levante le invita a pensar más en la defensa que en el ataque. Necesita el conjunto de Lucas Alcaraz los puntos para que el océano que le separa de la zona de descenso siga llenándose de agua.

La senda la redescubrió el Levante en la penúltima jornada en Almería y tuvo continuidad -pese a la derrota- ante el Sevilla en Orriols. Alcaraz va a apostar por el bloque que provocó la destitución de Juan Ignacio Martínez el día que Barral, en estado de gracia, firmó un triplete en Almería. El gaditano y Casadesús formarán el frente de ataque.

Ramis va a ocupar el puesto del sancionado Juanfran en el eje de la defensa mientras Navarro, pese a que regresa a la lista, ha quedado relegado a un segundo plano en las preferencias de Alcaraz. Deja la enfermería después de un mes Víctor Camarasa, aunque es pronto para que el canterano asuma el mando del Levante desde el principio. José Mari ha aprovechado las últimas semanas para reivindicarse y será titular junto a Simao. Iván y Morales comparten banda derecha. Son las armas de Alcaraz. Las de Nuno guardan más relación con el corazón de una plantilla malherida y molesta. Puro fútbol. Entre vecinos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate