http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El capitán debe encarnar los valores del grupo; en caso contrario será relevado

Parejo. / vcf
Parejo. / vcf

Marcelino da libertad a la plantilla para elegir a sus representantes pero se reserva la potestad de retirar el brazalete si lo considera oportuno

H. E. ÉVAIN-LES-BAINS.

Marcelino no elegirá al capitán pero sí tendrá potestad para retirarle el brazalete si lo considera necesario. El técnico quiere que quien porte la distinción sea un ejemplo para sus compañeros, el transmisor de los valores de lo que significa ser un equipo. Para el entrenador, es pieza fundamental para el proyecto y para mantener al grupo cohesionado.

En los dos partidos disputados hasta la fecha han sido Parejo y Jaume los que han portado el brazalete. De hecho, el encargado de hacer de hilo conductor entre los jugadores y el cuerpo técnico a lo largo de la primera semana de trabajo ha sido el de Coslada, que es tomado por sus compañeros como el principal referente dentro del grupo. Marcelino dejará manos libres para la elección del capitán porque no es partidario de ser él quien abroche el brazalete en un jugador concreto. A lo sumo, podrá designar al cuarto capitán pero nunca dará la responsabilidad para satisfacer el ego personal de un jugador. Hay tiempo para nombrar capitán hasta el inicio de la Liga.

Lo que sí tiene claro el técnico en su atribución de retirar la capitanía a una persona que no encarne los valores propios de la colectividad. Por citar un ejemplo, quizá en el Valencia de hoy sería impensable que un jugador como Enzo Pérez fuera el capitán del equipo.

Los jugadores, con su intensidad en el trabajo, han demostrado que están de acuerdo con la nueva filosofía del cuerpo técnico y serán libres de depositar su confianza en aquel jugador que represente los valores grupales. El Valencia tiene la obligación de recuperar a un capitán.

Fotos

Vídeos