Calma con los fichajes

Felicidad. Sonriente, dicharachero y con ganas de hablar apareció ayer Marcelino en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva tras el entrenamiento. / damián torres

El Valencia, atento a lo que vaya a hacer el Everton con el delantero Sandro, trabaja también para reforzar la posición en el centro del campo Marcelino aparenta no preocuparse por el mercado de enero pero evita decir si con esta plantilla se acabará en Champions

JUAN CARLOS VALLDECABRES
Viernes, 8 diciembre 2017, 00:40

valencia. En verano y de manera machacona, Marcelino repetía su convencimiento y su interés en que el Valencia iba a acabar cerrando la plantilla con los refuerzos que necesitaba. A última hora llegaron Guedes y Andreas Pereira. Ahora y de cara al mercado de invierno al que le quedan poco más de tres semanas para abrir la persiana, el técnico ofrece una versión diferente, mucho más distante, más pausada. Que sea cien por cien verdad esa impresión que el entrenador quiere transmitir queda ya para el debate. Marcelino está contento con la plantilla que tiene, sabe también que ahora no puede alterar esa convivencia, pero cuando ayer se le preguntó si realmente estaba convencido si con este mismo grupo de jugadores se veía capaz en la jornada 38 de ocupar alguna de las primeras cuatro plazas, el asturiano prefirió no mojarse. «No estoy convencido ni con ésta ni con otra. No soy adivino. Depende de muchos factores: lesiones, de que tengas dinámicas positivas o negativas... Es imposible desde mi punto de vista hacer esa valoración».

Despejar cuantos balones puedan comprometerle y huir también de la polémica con Zidane son las intenciones a estas alturas de Marcelino («he sido educado, respetuoso con la institución y con el entrenador, Zidane es inteligente»). Mientras, el Valencia trabaja en los frentes que es obvio que tiene que reforzar: desde la posición del centro del campo buscando un sustituto de garantías para Kondogbia y delante para cuando Zaza tenga que pasar por el quirófano (ahí es Sandro del Everton el nombre que acapara toda la atención).

De cualquier forma, la sensación que desprende el club es que va a actuar sin precipitaciones. «No está tomada ninguna decisión. Lo que suceda en el mercado de invierno ya veremos, ahora es momento de fijar nuestra atención en la competición y no distraernos en otras cosas que tienen un nivel secundario».

En un intento de no dañar la sensibilidad del vestuario, el preparador asturiano valoró el grupo actual. «Estamos entusiasmados y orgullosos de la plantilla que tenemos. Ese es el sentimiento que tenemos el cuerpo técnico No pienso en otra cosa. Pienso en los futbolistas que tenemos. Todo lo demás es un proceso que pertenece a otro tiempo y otras fechas y no tiene un efecto prioritario. ¿Cómo voy a estar pendiente de los fichajes si estamos segundos en la tabla y haciendo un buen juego? Lo importante son estos futbolistas que nos han llevado aquí, porque la dinámica es la opuesta a la de las últimas temporadas».

A un plazo mucho más inmediato, el esfuerzo se centra en no repetir lo ocurrido el domingo pasado en Getafe. Mañana pasa por Mestalla el Celta -equipo con ciertas hechuras- y el interés valencianista es el de aumentar el nivel que exhibió en campo madrileño. En tono de reflexión hablaba el entrenador sobre este asunto: «Puede que no lo hayamos merecido -la derrota- pero no hicimos méritos suficientes para ganar. Lo que queremos es levantarnos inmediatamente».

Del Celta avisa: «Será un partido dinámico, complicado porque es un buen equipo, juega bien, vertical y preciso cuando tiene el balón, y te obliga a tomar decisiones porque presiona en todo el campo».

Secciones
Servicios