http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Barça llega con más gasolina

Marcelino exprime a su gente mientras Valverde sólo satura a Messi, Suárez y Piqué

J. CARLOS VALLDECABRESVALENCIA.

Lo peor que le podría pasar esta noche al Valencia sería acabar 1-0 y tener que soportar en sus piernas la condena de afrontar un añadido de media hora más de juego. Una prórroga, como la que ya tuvo que disputar en Vitoria, obligaría a los futbolistas blanquinegros a escarbar en su propio cuerpo buscando cualquier reserva de energía. Que el Valencia llega con la gasolina justa a este partido se sabe ya prácticamente desde que las lesiones fueron poco a poco borrando efectivos y obligando al entrenador a parchear alineaciones con la intención de evitar lesiones musculares y mantener sobre todo con cierta dignidad al equipo.

Valencia y Barcelona llegan esta noche con un desigual reparto de minutos, al menos en una comparativa entre los que teóricamente pueden ser titulares. Valverde ha tenido desde luego más margen para maniobrar en ese sentido. El hecho de tener los jugadores que tiene con la ventaja añadida de disfrutar de un colchón importante de puntos en la clasificación salvan al entrenador barcelonista de situaciones tan comprometidas como la que ha tenido que afrontar en las últimas fechas Marcelino, que tuvo que innovar con Coquelin como central; readaptar a Maksimovic de interior derecha; juntar a dos laterales como Lato y Gayà por la banda izquierda, y desplazar a Vezo al lateral diestro porque Montoya está bastante saturado y Nacho Vidal ya no cuenta ni para calentar en la banda del Metropolitano, por ejemplo.

Para comprobar realmente qué futbolistas acumulan más minutos y hacia qué lado se podría declinar la balanza, sólo hay que escoger la posible alineación de ambos equipos en esta semifinal y contabilizar qué ha hecho cada jugador desde que la competición se puso en marcha en enero. Después de las vacaciones navideñas, Valencia y Barça han disputado el mismo número de encuentros sumando los de Liga a los de Copa (10), con una evidente diferencia en cuanto a su rendimiento global. Mientras el Valencia pasa por su particular calvario (4 victorias, 1 empate y 5 derrotas), al Barça las cuentas le siguen saliendo (7 triunfos, 2 empates y sólo un partido perdido).

Marcelino adaptó a Coquelin de central, a Maksimovic de interior y a Vezo como lateral

Por líneas y obviando los porteros, en la defensa de uno y otro equipo destaca la fe ciega que tiene Valverde en Piqué. El central catalán está por encima no sólo de sus propios compañeros sino de cualquiera de los 22 futbolistas que pueden saltar al terreno de juego desde el inicio.

En el lado local, Montoya, tan criticado en algunos momentos por su falta de rigor defensivo, es curiosamente el que más gasolina ha consumido de todos. Quizás, este caso tan señalado se deba más a que su espectacular aportación a que Nacho Vidal está lejos de convencer en cuanto a mínimos a Marcelino.

En el centro del campo no hay discusión posible. Kondogbia y Parejo, de las mejores parejas de la Liga en lo que al doble pivote se refiere, llevan entre los dos más kilómetros que Busquets y Rakitic, por buscar situaciones en el campo similares. Hasta Maksimovic, que ha tenido hasta el último momento la opción de marcharse buscando oportunidades, supera en cuanto a presencia en el campo a Iniesta. Al capitán barcelonista, dicho sea de paso, le están regulando los minutos y de esos 10 partidos que ha disputado el equipo, tan sólo ha completado dos. Carlos Soler y Coutinho -si al final juega de salida- son los que menos minutos llevan en sus respectivos equipos. Soler viene de una incómoda lesión y Coutinho se incorporó en el mercado de invierno.

Delante, no hay debate posible. Messi y Luis Suárez lo juegan casi todo. Valverde se 'atrevió' a darle al argentino sólo 31 minutos en la última jornada.

Fotos

Vídeos