http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Bankia, principal acreedor, vigila de cerca el proyecto del estadio

H. E.

valencia. Uno de los actores que sigue con mayor interés el proceso de construcción del nuevo estadio de Mestalla es Bankia, principal acreedor del club. En el apartado 2.7 de la modificación de las condiciones de los créditos, que se refiere a la resolución anticipada del préstamo de 155 millones de euros, se señala que el Valencia tendrá que pagar la totalidad de la deuda de golpe si la construcción del nuevo Mestalla se financia con deuda adicional de terceros y el club no logra vender las parcelas del viejo campo «en un plazo de dos años a contar desde la fecha de finalización del nuevo Mestalla». Si el proyecto está terminado en 2021, la fecha máxima para la venta del actual campo sería 2023.

Sobre el nuevo Mestalla, el acuerdo suscrito con el banco implica que el club sólo podrá vender o disponer del nuevo estadio según una serie de requisitos. La venta se debería realizar en condiciones de mercado. «Se entenderá que la venta se ha llevado a cabo en condiciones de mercado cuando el importe obtenido corresponda además al 90% de la tasación», señala el contrato. Además, el 100% de lo obtenido debe quedar en el club. Las garantías de los préstamos afectan también al actual estadio, que el club está obligado a mantener para evitar la resolución anticipada de los créditos. Su destrucción o abandono, además de la revocación de cualquier licencia antes de que entre en funcionamiento el nuevo Mestalla, obligaría a responder anticipadamente los créditos. El Valencia sólo podrá transferir el actual Mestalla siempre que el importe obtenido «sea suficiente para amortizar anticipadamente el préstamo».

Fotos

Vídeos