http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg
Fútbol

La alianza entre Llorente y Larrea

Manuel Llorente./ J. Signes
Manuel Llorente. / J. Signes

Las elecciones para elegir al sucesor de Villar en la RFEF serán el 9 de abril | El expresidente del Valencia y el de la actual junta gestora en Las Rozas unirían sus apoyos para hacer frente a la opción de Rubiales

Héctor Esteban
HÉCTOR ESTEBANValencia

Las elecciones para presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) serán el próximo 9 de abril. La fecha se decretó ayer tras la reunión de la junta gestora en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas y se inicia así el camino para elegir al sucesor de Ángel María Villar al frente del máximo órgano del fútbol español. Ahora mismo el único candidato que hay confirmado es el del expresidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) Luis Rubiales, aunque hay dos nombres que suenan con fuerza para presentar batalla y que podrían unirse: Manuel Llorente y Juan Luis Larrea.

El expresidente del Valencia ha hecho público su deseo de concurrir al proceso y de hecho lleva meses trabajando su candidatura. El problema es que también Larrea tiene casi decidido presentarse, y cuenta con importantes apoyos en las territoriales para optar al cargo.

Hasta hace unos días, la opción de Emilio García Silvero era la favorita. El gallego, de tan sólo 40 años, representaba la opción de la renovación para un órgano salpicado por el proceso judicial que se sigue contra Ángel María Villar. García Silvero contaba con un respaldo mayoritario pero nunca vio la posibilidad de poder entrar a la Federación con las manos totalmente libres para poder ejecutar su programa de reformas. Antes las dudas, García Silvero optó por descabalgarse de un proceso al que oficialmente no se había presentado.

Larrea es un hueso duro para Manuel Llorente y ambos representan la candidatura oficialista frente a la de Luis Rubiales. El actual presidente de la gestora hizo públicas ayer sus intenciones: "Si tengo los avales necesarios iremos adelante". No parece un problema que Larrea logre los apoyos suficientes. Aseguró además que no se presenta contra nadie y que sólo conoce que hay un candidato asegurado que es Rubiales.

Si Larrea y Llorente logran los apoyos y comparecen en el proceso electoral se corre el riesgo de que el voto más oficialista se polarice entre estos dos aspirantes, por lo que se valora una alianza que aglutine un buen número de apoyos que haga frente a Rubiales.

El entorno de Llorente considera que tres candidatos son multitud y que lo lógico es que concurran al proceso sólo dos aspirantes a la presidencia de la RFEF. El ex máximo mandatario del Valencia cuenta con un respaldo férreo de los profesionales del fútbol, por lo que tiene un respaldo inicial sólido aunque no suficiente una vez ha entrado Larrea en el proceso, que goza de predicamento entre las territoriales. Llorente y Larrea están condenados a entenderse, valorar todos sus apoyos y acordar un pacto para integrar las dos posibles candidaturas. El expresidente del Valencia está bien visto en la Liga -el vicepresidente del órgano profesional es el exdirectovo del club de Mestalla Javier Gómez y presidentes como Enrique Cerezo, del Atlético, también le avalan-. Larrea, por su parte, no fue ayer con rodeos: "A mí no me da miedo nadie, yo vengo a trabajar por el fútbol".

Desde ayer se abre un proceso que finalizará dentro de dos meses con el objetivo de elegir al sucesor de Villar y con el mandato de limpiar la imagen de la Federación Española tras la operación Soule, que movió los cimientos del máximo órgano del fútbol español y que ha costado la destitución de cargos como la valenciana María José Claramunt.

Más sobre la RFEF

Temas

Fútbol

Fotos

Vídeos