http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Alemany cierra el círculo con el fichaje de Longoria para la secretaría técnica

Pablo Longoria, en El Molinón cuando trabajaba como ojeador del Atalanta. / joaquín bilbao
Pablo Longoria, en El Molinón cuando trabajaba como ojeador del Atalanta. / joaquín bilbao

El Valencia firma al jefe de los ojeadores de la Juventus para los próximos cuatro años y Marcelino se desmarca de la contratación

TONI CALERO VALENCIA.

Pablo Longoria es el nuevo director de la secretaría técnica del Valencia. El club refuerza con la figura del 'scouting' asturiano una parcela que, según explicaba Mateo Alemany hace tan sólo unos días, estaba ya suficientemente consolidada. «Existen diferentes estructuras en cada club. Consideramos que con el perfil que tiene nuestro entrenador, y con la estructura del club, es suficiente para cubrir el área técnica. Hay una secretaría fuerte que hace un seguimiento de mercado y jóvenes continuado y fuerte. Tenemos un secretario técnico -Vicente Rodríguez- y es más que suficiente para afrontar el futuro», apuntaba Alemany.

Lo curioso es que según el comunicado emitido ayer por el club, la petición de fichar a Longoria llega de forma directa del director general: «La incorporación de dicha figura se produce a propuesta única al Consejo por parte de la Dirección General, a la que queda adscrita de modo directo en su labor cotidiana». El texto del Valencia también recoge que Longoria, procedente de la Juventus de Turín, «pasa a ser máximo responsable al encabezar la estructura actual». Así, Longoria se convierte en 'jefe' sucediendo a Vicente y es lo más parecido a la figura de director deportivo desde que hace unos meses se quedara huérfana tras la salida de José Ramón Alesanco en septiembre de 2017.

El nuevo «director del Área Técnica» ha firmado un contrato de cuatro temporadas con el Valencia, club al que aterriza después de una larga etapa como ojeador en diversos clubes de Italia. Aquellos que mejor le conocen le definen como un hombre con una mente privilegiada para el fútbol, virtud que empezó a desarrollar siendo un niño y amplificada en plena adolescencia.

Longoria será el responsable de un área que hasta este momento dirigía Vicente Rodríguez

Una de las claves para entender la llegada de Longoria a Valencia es la relación que el ojeador tiene, desde hace ya muchos años, con Marcelino García Toral y su representante y hombre de confianza, Eugenio Botas. En sus primeros pasos dentro del fútbol profesional, Longoria colaboró con el agente. El entrenador del Valencia refuerza así su círculo de trabajo en el club, que esta misma semana incorporaba al doctor Antonio Maestro, del Sporting de Gijón, como médico externo. Ayer, sin embargo, Marcelino -también fichó a Zurdi, con quien coincidió en el Villarreal, como fisioterapeuta- se desligó de la contratación de Longoria. «Me enteré prácticamente cuando estaba hecha o muy avanzada», aseguraba. En las varias respuestas que dio Marcelino, la más 'light' fue la primera: «Es una incorporación que decide el club y a partir de aquí, como hacemos con todas las personas, tendrá la participación y la colaboración del cuerpo técnico del primer equipo».

A Marcelino se le realizó una tercera pregunta sobre el fichaje de Longoria y ahí sí que se mostró más contundente el entrenador del Valencia. «Espero que de una vez por todas quede explicado. Me gustaría aclarar que yo nunca trabajé con Pablo Longoria. No coincidí con él en ningún club. Lo conozco desde el año dos mil y poco, tuve una relación digamos no de amistad, eso fue surgiendo y luego nos separamos por caminos distintos. Nunca en el mismo club», repitió Marcelino, quien delegaba la responsabilidad de la llegada de Longoria en la figura del director general: «Alemany me comenta la posibilidad de que venga y le digo que me parece un muy buen profesional».

El contrato que Pablo Longoria ha firmado con el Valencia para las cuatro próximas temporadas puede ser un buen indicio de la continuidad de Marcelino una vez expire el actual contrato del entrenador en junio de 2019. Alemany aparcó la negociación con el técnico hasta final de temporada pero admitió que el Valencia estaría encantado de ampliar la vinculación de Marcelino. El aterrizaje de Longoria puede facilitar las cosas llegado el momento teniendo en cuenta que Botas mantiene una buena relación con el nuevo director del área técnica.

«No tengo poderes»

Evidentemente no quiere Marcelino que se ligue su nombre a la contratación de Longoria ni tampoco le gusta que se le presupongan «poderes» que, según él, no tiene. «En ocasiones suponéis que yo tengo poderes en este club que realmente no tengo», empezó Marcelino. Durante ese mensaje admitiría el técnico que, a su llegada a Valencia y visto en qué circunstancias se encontraba el club, alcanzaron el acuerdo de que sería parte de la decisión en las altas y bajas del primer equipo: «Iba a ser partícipe de todas las decisiones que tienen que ver con la confección de la primera plantilla, en entradas y salidas. Esto es lo único en lo que participo fuera del trabajo de la primera plantilla».

Además del primer equipo, el Valencia detalló que Longoria llega para prestar especial atención a los jóvenes talentos y «reforzar la estructura deportiva con la doble prioridad de optimizar el proceso de llegada de los mejores jugadores a la Academia, para su ascenso al primer equipo y de fichar las mejores oportunidades de mercado».

Fotos

Vídeos