Las Provincias

Alemany, Alesanco y Murthy debaten con Lim si el Valencia CF ficha a Quique Setién

Mateo Alemany y José Ramón Alesanco, en la ciudad deportiva. :: j. monzo
Mateo Alemany y José Ramón Alesanco, en la ciudad deportiva. :: j. monzo
  • El cónclave de Singapur decide qué jugadores se pueden vender y contratar este verano para encajar la reducción del presupuesto en 40 millones de euros

valencia. El Valencia 2017-18 se pone en marcha. Y lo hace, cómo no, desde la distancia, en Singapur, donde Peter Lim examina ajeno a la voz del valencianismo la propuesta sobre el entrenador de la próxima temporada que le han llevado personalmente los actuales responsables del club. Allí se encuentran todos los bastiones que ha escogido Meriton para que el Valencia frene su caída libre: Anil Murthy, Mateo Alemany y José Ramón Alesanco, además de una Layhoon que apura sus últimos días como máxima representación. A ella, dicho sea de paso, le puede incluso tocar todavía por plazos -la fecha oficial del cese es el 1 de julio- presentar al futuro técnico valencianista.

Atento a lo que allí se discute está -además lógicamente de la afición- Quique Setién, el hombre que ha elegido Alesanco como sucesor de Voro. La incógnita en cualquier caso será conocer el grado de convencimiento con el que se quedará el máximo accionista con esta importante decisión de su nuevo director deportivo, en connivencia en mayor o menor grado con Mateo Alemany.

Porque, no hay que olvidar, es el fichaje del nuevo entrenador la primera prueba de fuego de esta peculiar simbiosis en la que no queda del todo muy claro si Alemany está verdaderamente por encima en cuanto a rango del director deportivo. De momento, lo que es evidente es que las primeras intenciones de Alesanco se vieron limitadas desde el mismo momento que aterrizó Alemany en el club. «Siempre hay que rendir cuentas a los dueños pero el presupuesto lo voy a manejar yo como crea que debo hacerlo», llegó a manifestar antes el director deportivo. Ya no lo maneja a su antojo.

Desde que Alesanco asumió el cargo en enero, sus actuaciones en lo que al primer equipo se refiere se limitaron a acabar de atar el fichaje de Simone Zaza, aprovechar la coyuntura de mercado con Fabián Orellana (cuando la idea era reforzar otra demarcación), y por último asumir la contratación para este verano de Maksimovic.

Además, se convierte este gran cónclave en la primera demostración de las verdaderas intenciones de Meriton en cuanto a descartar viejos caprichos del propio dueño, como cuando dio plenos poderes a Nuno, cuando se ficharon jugadores y traspasos desde Singapur obviando a los que estaban en Valencia dando la cara, o cuando Lim decidió poner a su socio y amigo Gary Neville en el banquillo.

Ya lo dijo Alesanco en marzo, cuando se quitó de encima la etiqueta de 'provisional' y asumió de pleno derecho el cargo: «La independencia me la voy a tener que ganar yo». Ahora tiene la oportunidad de demostrarlo hasta el extremo de confiar el proyecto de retornar a Europa a un entrenador como el cántabro que ha tenido una gran disputa con el presidente de la UD Las Palmas y que en Valencia, al menso por ahora, es motivo de cierto controversia cuando se discute a nivel popular sobre la idoneidad o no de su marcada filosofía de juego para una grada tan impulsiva y temperamental como la de Mestalla.

Este viaje que emprendieron el martes los dirigentes valencianistas servirá no sólo para decidir sobre el candidato Setién y sus ayudantes, y también para determinar si se le da un año o dos de contrato -opción esta última más probable-; sino también para concretar la nueva responsabilidad de Voro dentro del organigrama de la entidad. Ya avisó en un par de ocasiones Alemany que considera a Voro un valor firme del club, alejándose cada vez más la opción de que vuelva a ocupar el cargo de delegado del primer equipo.

Por supuesto y ya que el dueño lleva un año sin venir a Valencia, de Singapur tienen que regresar todos con las ideas claras. Para Alemany ésta va a ser su segunda consulta personal con el dueño en apenas siete semanas. La diferencia es que ahora, al estar también Alesanco y Murthy, volverá con la carpeta de 'ventas y fichajes' más cargada. Al club no le queda otra opción que rebajar el presupuesto de la temporada 2017-18 en una cantidad que se aproxima a los 40 millones de euros. Para lograrlo, a Mateo Alemany no le queda otra vía de escape que vender futbolistas.

En las oficinas de Meriton debe resolverse a qué jugadores de la actual plantilla se les pone en el mercado y por cuánto, y si se le da luz verde a Alesanco para negociar con sus preferidos: véase Camacho y Fornals (Málaga), por ejemplo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate