http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg
Fútbol | Valencia CF

Aderllan Santos enfurece al Valencia CF

Santi Mina, Orellana y Bakkali, ayer corriendo en una de las pruebas físicas que tuvieron que pasar/ Jesús Signes
Santi Mina, Orellana y Bakkali, ayer corriendo en una de las pruebas físicas que tuvieron que pasar / Jesús Signes

El club brasileño se hará cargo de los 1,5 millones que cobra el central; mientras el malaguista Camacho tiene pie y medio en el Wolfsburgo | El jugador decide congelar el acuerdo de cesión al Sao Paulo

Juan Carlos Valldecabres
JUAN CARLOS VALLDECABRESValencia

El Valencia CF no sabe qué hacer con Aderllan Santos, si castigarlo a ver una y otra vez el vídeo del taconazo dentro del área a Montoya que acabó en gol del Villarreal o dárselo a Marcelino para que lo entretenga y trate de convencerlo de que su único futuro es jugar en Brasil. «No sé qué pretende, de verdad», afirmaba ayer un dirigente valencianista, tratando de encontrar una explicación medianamente lógica a la decisión de Santos de congelar el acuerdo que tienen cerrado el club de Mestalla y el Sao Paulo. Mientras el jugador volaba con la intención de aterrizar en Manises y ponerlo todo patas para arriba, los dos equipos acabaron de intercambiar toda la documentación para terminar la cesión hasta final de 2018, incluyendo en la misma una opción de compra de 4 millones de euros. Sólo faltaba la firma de Santos, que de echar flores al Sao Paulo hace unos días ha pasado ahora a decir que no lo tenía del todo claro.

Más Valencia CF

El Valencia daba por hecho que el viaje de Aderllan Santos, cumpliendo así los dos días de permiso extra que se le habían concedido para facilitar la negociación, sólo respondía al deseo del jugador de ponerlo todo cuesta arriba. El Sao Paulo se hará cargo de la ficha que percibe el futbolista (1,5 millones de euros brutos) y aunque el Valencia debe tragarse la parte correspondiente a la amortización de ese fichaje de 9,5 millones de euros (casi dos millones por año), se concibe como un mal menor. Lejos de molestar este último apunte, el Valencia está encantado, consciente de lo difícil que iba a ser encontrarle acomodo, por mucho que pudiera intervenir en el asunto Jorge Mendes. Después de que el propio Santos apartara de sus preferencias al Olympiacos y a un día tan sólo de que Marcelino empiece a entrenar ya en serio, pensar que casi toda la plantilla que tenía contrato sigue en pie es poner también al entrenador poco menos que contra las cuerdas.

Para cumplir con el esperpéntico guión que tiene esta película, la versión oficial es que a Santos se le espera esta mañana en la ciudad deportiva. Allí tiene que pasar las pruebas médicas y físicas, como lo han hecho el resto de sus todavía compañeros. Resultaría curioso verlo aparecer a primera hora de la mañana por allí mientras en las oficinas su representante debate con Mateo Alemany la conveniencia o no de esta marcha al Sao Paulo. La única versión que se conoce del protagonista fueron las declaraciones que hizo recientemente -hablan más los jugadores allí que aquí- y su objetivo estaba claro: «El Sao Paulo es el equipo de mi corazón. He llorado mucho por él, en 1998, en el momento en que Raí falló dos penaltis y Dida atrapó. Recuerdo que lloré cuando el Sao Paulo perdió a contra Corinthians en la semifinal del campeonato brasileño».

A este paso, quien acabará llorando pero de desesperación es Marcelino. Ni salidas ni entradas. El único movimiento real que se ha producido es el compromiso que el delantero del Mestalla Aridai (28 años) ha firmado con la Cultural Leonesa. Uno de los objetivos reales que tenía en su libreta Alesanco se le va a escapar. Camacho parece que va a cambiar el Málaga por el Wolfsburgo alemán, que pagará 13 millones más otros dos por objetivos. Aunque el jeque siempre resulta imprevisible, lo de Camacho se hará como compensación al frustrado intento el año pasado del West Bromwich que ponía 15 más otros tres. El Valencia se quedará sin Camacho, como también sin Pablo Fornals.

Fotos

Vídeos