Miércoles, 11 de julio de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

VALENCIA | POLÍTICA
Los concejales de Valencia se suben el sueldo un 17% y cobrarán 680 más al mes desde 2009
PP y PSPV pactan un aumento progresivo de las nóminas en dos fases hasta 2011
Un 17% es el incremento pactado por el PP y el PSPV en el Ayuntamiento de Valencia para los suelos de los 33 concejales hasta 2011. La subida se aplicará en dos fases, con la mitad del incremento hasta 2009 y el resto durante los dos años siguientes. De esta manera, los ediles cobrarán 680 euros más al mes a partir de 2009 y llegarán a un salario bruto de 66.105 euros, lo que les equipara a los letrados del servicio jurídico.
El PP y el PSPV acordaron ayer una subida en el sueldo de los concejales de un 17% durante esta legislatura. El incremento se aplicará en dos fases: desde ahora y hasta 2009 serán 340 euros más al mes y a partir de esa fecha, 680 euros durante los siguientes dos años.

De esta manera, según indicaron fuentes cercanas a la negociación, se ha querido evitar un incremento desde el primer año que sea considerado “abusivo” desde una parte de la opinión pública. El sueldo base bruto de un concejal pasará de 56.500 a 66.105 euros, lo que equivale a 686 euros más al mes.

Desde 1999, el salario de los ediles se equipara al de los funcionarios. Si hasta ahora era con las jefaturas de servicio, tras el acuerdo será con los letrados del servicio jurídico, un escalón económico más en la Administración.

Mañana se celebrará el pleno que hará oficiales estos aumentos de sueldo. A partir de entonces, los ediles cobrarán 340 euros más al mes, al dividir el aumento de 9.600 euros anuales en 14 pagas y aplicar la mitad de manera inmediata.

En 2009, según el acuerdo rubricado entre la portavoz del grupo socialista, Carmen Alborch, y el del grupo popular, Alfonso Grau, se aplicará a las 33 nóminas afectadas el 50% restante del aumento acordado ayer y consolidar así los 680 euros mensuales. La medida afecta exclusivamente al salario base, aunque también tendrá repercusiones en el equipo de gobierno.

Por ser delegado de área se cobra un 15% más que un compañero de hemiciclo que esté en la oposición. Así, los 22 concejales que forman el equipo de gobierno con la alcaldesa Barberá pasarán a tener una remuneración de 76.020 euros anuales, lo que dividido entre las 14 nóminas da la cifra de 5.430 euros al mes.

Las mismas fuentes apuntaron que también tendrán un aumento las nóminas de los dos portavoces de los grupos políticos, Grau y Alborch. En el pasado mandato municipal, la diferencia con el resto un sueldo base estaba en unos 400 euros mensuales.

En el mismo acuerdo que se llevará al pleno también se incluye el apartado dedicado a los asesores. El Ayuntamiento ya tiene medio centenar, aparte de ocho plazas vinculadas a la alcaldía.

El salario de estos cargos de libre designación se equiparaba hasta ahora con los jefes de sección del Consistorio. La idea es que, al igual que los concejales, suban un escalón más y lleguen a una cifra similar a los jefes de servicio. Así, pasarán de 48.000 euros anuales brutos a 57.000 euros.

El reparto de asesores por cada grupo ha mantenido el mismo criterio que hasta ahora, con 1,5 plazas de asesor por cada concejal electo. De esta manera, el grupo popular podrá contratar a 31 personas, mientras que el PSPV llegará a las 18 plazas, al margen siempre de las citadas que tiene alcaldía. Los asesores fueron cesados en la constitución del nuevo Ayuntamiento a mediados de junio y contratados unos pocos días después, con plazas que todavía quedan libres.

El pleno dará cuenta también de otros asuntos primordiales para el funcionamiento del Consistorio, que desde el pasado 27 de mayo se mantiene sólo con los expedientes aprobados en cada junta de gobierno y en las respectivas delegaciones.

De esta manera, se dará cuenta de la constitución de los dos grupos municipales, de los miembros de la junta de gobierno, así como de los tenientes de alcalde (ocho) y de las competencias que tendrán.

Una de las novedades será el nombramiento de los llamados alcaldes de barrio. La alcaldesa Barberá quiso estrechar la relaciones entre su gobierno y los barrios, determinando que los ediles eligiesen una zona de Valencia para recibir de manera más directa las quejas y reivindicaciones vecinales.

Otra pieza administrativa básica será la aprobación de las comisiones informativas. Por citar un ejemplo, desde varias semanas antes de las elecciones no se ha celebrado ninguna comisión de Urbanismo, lo que de manera inevitable acumula asuntos e inversiones públicas.

pmoreno@lasprovincias.es


 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS