Martes, 29 de mayo de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Valencia
El PP transforma en más votos las denuncias del PSPV sobre urbanismo, corrupción y el accidente del metro
Camps gana 1.582 votos en Ribarroja y 1.670 en Cullera; 1.356 entre Torrevieja y Orihuela y casi 4.000 en Torrent
Camps gana 1.582 votos en Ribarroja y 1.670 en Cullera; 1.356 entre Torrevieja y Orihuela y casi 4.000 en Torrent
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
Más noticias
Camps logra 1.272.000 votos, el mejor resultado obtenido por un líder político en la Comunitat
Pla logra 13.471 votos menos en las grandes ciudades que los candidatos del PSPV
El PP transforma en más votos las denuncias del PSPV sobre urbanismo, corrupción y el accidente del metro
El líder del PP promete mantener las reivindicaciones de la Comunitat ante Madrid
Los partidos valencianistas pierden 178.000 votos en las autonómicas desde 1991
La división del PP favorece que el PSPV logre un récord de votos en Gandia
Sagunto será popular salvo pacto entre los socialistas, EU y Segregación Porteña
El extrarradio decide en Ontinyent
Cambios de candidato y transfuguismo, aliados populares en el Camp de Túria
El PP logra la Diputación con cuatro puntos más que en 2003 y vence en las áreas más disputadas
Carlos Fabra afirma que Castellón le ha absuelto “con sobresaliente”
El PP arrebata al PSPV sus principales feudos en Alicante y mantiene su poder en la Diputación
Elche, La Vila, Horadada, Novelda, pendientes de un pacto de gobierno
Los pactos de izquierda deciden Onda, l’Alcora, Benicàssim y Vinaròs
La Marina, pendiente de los tripartitos
Los nuevos protagonistas
Rajoy ofrece un pacto a Zapatero para queen todos los casos gobierne la lista más votada
ANV se adjudica los votos nulos y asegura que sus 187.000 sufragios son tortazos al PSOE
Sueca, Utiel, Canals... Se busca alcalde
El ‘efecto Sebastián’ hunde a los socialistas
La encrucijada navarra
López Aguilar revoluciona Canarias
Matas necesita los escaños de UM
La continuidad alienta esperanzas
Los populares se imponen en Moncofa
UV pierde 60.000 votos en la Comunitat en cuatro años
EU y Bloc confirman los malos presagios de las elecciones generales y europeas
Sevilla lanza las primeras dudas sobre la campaña de los socialistas
Alborch confiesa su sorpresa y Rubio tilda el resultado de “revolcón electoral”
El Bloc afirmaque su fidelidada Compromís sigue en pie
Las elecciones, a debate en Aula LAS PROVINCIAS.
Los lectores felicitan a Camps en la web de LAS PROVINCIAS
Patraix otorga su respaldo a la alcaldesaa pesar del conflicto por la subestación
Amadeu Sanchis pone su cargo a disposión de Esquerra Unida

Publicidad
Si en tu pueblo no te apoyan, es difícil que uno pueda ser el nuevo presidente de la Generalitat. Y esto es lo que le ha pasado más o menos a Ignasi Pla. En Atzeneta d’Albaida, su localidad natal, la del líder del PSPV sigue siendo la lista más votada en las elecciones autonómicas. Pero hay un detalle significativo: ha perdido 110 votos en cuatro años. De casi el 61% de los sufragios ha pasado al 53,5%. En cambio, el PP ha ganado 37 votos –16 más que la candidatura local–.

Como viene siendo habitual, la lista autonómica del PSPV no arrastra. O peor, cada vez resta más. El escrutinio ha sido demoledor: 40.551 votos menos que en 2003.

El discurso de los socialistas valencianos a lo largo de los últimos meses se ha centrado en los presuntos casos de corrupción de cargos públicos del PP, el accidente de la Línea 1 del metro y el planeamiento urbanístico.

Cada uno de estos temas tenía puntos claros de actuación. Cullera y Ribarroja con el urbanismo; Torrent y Picanya, por el accidente del metro y Castellón, Orihuela o Torrevieja por los posibles casos de corrupción.

La realidad ha sido tozuda y en Blanquerías todavía se frotan los ojos incrédulos por los resultados. Más que la derrota de Pla, que entraba dentro de lo previsto aunque no por tanta diferencia, perder municipios como Torrent es lo que ha dejado descolocados a los ideólogos y pensadores de Blanquerías.

La candidatura encabezada por Camps en la capital de l’Horta Sud ha logrado 3.925 votos más que en 2003, siendo por primera vez la más votada –el 51,67% frente al 44,05% de hace cuatro años–. El éxito del PP se alimenta del fracaso del PSPV. La lista de Pla ha perdido en esta legislatura 2.787 sufragios y casi diez puntos porcentuales.

En Picanya, feudo socialista por excelencia y territorio dominado por Ciprià Ciscar, el PP también es por primera vez el partido más votado con el 48,84% de las papeletas. Camps gana 568 apoyos mientras Pla pierde 453 sufragios.

Torrent y Picanya fueron las dos poblaciones más castigadas por el accidente de la línea 1 del metro el pasado 3 de julio. Los socialistas no entendían ayer cómo Pla había podido perder más de 3.000 votos entre las dos ciudades.

El urbanismo ha sido otro de los estandartes de los grupos de izquierda en su lucha contra la gestión del Consell. Como emblema, el proyecto del Manhattan de Cullera.

Los socialistas estaban convencidos de su victoria en la localidad costera. Un palpito alentado por el mitin que Andrés Perelló ofreció en Cullera. Los resultados, impensables para muchos.

Los populares se han disparado. La lista encabezada por Camps ha subido once puntos y se sitúa casi en el 61%. En cuatro años ha sumado 1.670 sufragios. Los socialistas, en cambio, han caído estrepitosamente al perder casi siete puntos y dejarse en el camino 653 apoyos.

Porchinos
Otro de los conflictos urbanísticos más señalados a lo largo de la legislatura ha sido la construcción de la ciudad deportiva del Valencia Club de Fútbol en el partida de Porchinos en Ribarroja.

Un proyecto que a los ciudadanos de la población del Camp de Túria les debe parecer beneficioso para el futuro. De lo contrario, no se puede entender que la candidatura autonómica del PP sume 1.582 votos más que hace cuatro años.

La diferencia entre los dos partidos mayoritarios ha crecido hasta los 21 puntos. El PSPV también ha aumentado, pero a un ritmo muy inferior al de los populares valencianos. La lista de Pla sólo ha ganado 261 votos en cuatro años. La campaña contra la construcción de la ciudad deportiva del Valencia no ha dado los frutos esperados en las filas de los socialistas.

Junto al accidente del metro y la construcción, los presuntos casos de corrupción que han afectado a cargos públicos del PP ha sido el tercer pilar de la estrategia socialista para tratar de desgastar la gestión de Camps.

Cada mañana, el equipo de colaboradores más próximo a Pla se reunía en la sede socialista de Blanquerías para trazar la estrategia. Para idear la fórmula que permitiera ganar las elecciones. Todos los días había una nota de prensa contra el presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra; contra el hasta ahora alcalde de Orihuela, José Manuel Medina, y contra el máximo responsable del Ayuntamiento de Torrevieja, Pedro Hernández Mateo.

A pesar de machacar estos temas cada día, el electorado no ha confiado en el programa de Pla. Una de sus máximas era garantizar la transparencia de los cargos del Consell y que fuera pública tanto su declaración de bienes como la de actividades.

El mensaje, una vez vistos los resultados, no ha calado entre los ciudadanos de la Comunitat. En Torrevieja, Pedro Hernández Mateo, sigue como alcalde y la candidatura de Francisco Camps ha salido reforzada –371 votos más para la lista autonómica frente a los 96 que ha logrado Pla–.

Lo mismo ha pasado en Orihuela. Un nuevo rostro como el de Mónica Lorente ha servido para sumar más votos a la lista autonómica. El hasta ahora alcalde, José Manuel Medina, se ha visto envuelto en acusaciones por presuntos casos de corrupción. Pla ha viajado repetidamente a Orihuela a buscar apoyos. El resultado para los socialistas es de 1.777 sufragios más –el PP, 985– pero los populares le siguen sacando más de veinte puntos de ventaja a los socialistas.

En la provincia de Castellón el PP también ha mantenido su supremacía durante la legislatura. Desde que un empresario denunciara al presidente de la Diputación, el “caso Fabra” se ha convertido en monotemático para los socialistas. Era el filón para tratar de desbancar al PP de la Generalitat.

Es un hecho que en Castellón de La Plana los populares han perdido más de 2.000 votos, casi los mismos que han ganado los socialistas, pero en el cómputo global de la provincia, el PP gana 1.500 votos. En poblaciones como la Vall d’Alba, una de las más sacudidas por presuntos casos de corrupción vinculadas al urbanismo, el PP sigue siendo la formación con más apoyos. La lista de Camps logró en esta localidad casi el 64% de los votos.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS