Viernes, 25 de mayo de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

política
El tercer ataque contra una sede del PP en Valencia incendia una planta baja en Ruzafa
Barberá anima a los militantes a seguir trabajando para convertir la explosión en “más votos”
Barberá anima a los militantes a seguir trabajando para convertir la explosión en “más votos”
Una botella con líquido inflamable, probablemente gasolina, a la que se habían unido dos petardos de grueso calibre con una cuerda. Ese fue el artefacto incendiario que ayer destrozó la entrada de la sede del Partido Popular en el barrio de Ruzafa, en Valencia, en lo que supone la tercera agresión contra este partido en la ciudad desde la precampaña.

La agresión sucedió unos minutos después de las cuatro de la madrugada, cuando unos vecinos de la calle Clero alertaron a la Policía Local. En el número 12 ardían unas cortinas de la planta baja y la trasera de una furgoneta aparcada en la calle.

El concejal de Policía Local, Miquel Domínguez, informó a primera hora de la mañana que no se habían producido daños materiales, aunque sí se rozó la tragedia. Al fondo de la planta baja se guarda todo el material de campaña de la candidatura de Rita Barberá, que no resultó afectado por fortuna.

Miles de papeletas de votos y todo tipo de productos que se regalan a los vecinos se amontonan en el local. Cada mañana, los militantes encargados del reparto acuden para recoger las cajas, antes de iniciar la campaña electoral.

Colgado de la persiana
Domínguez añadió que el artefacto se dejó colgado de la persiana con un mosquetón. Mostró el parte de la Policía Local, que refleja el hallazgo por parte de los agentes de restos de cuerda y lo que aparentaban ser dos petardos grandes, así como una bolsa de plástico, a una altura del suelo de 1,70 metros.

El PP sufrió otro atentado con un artefacto casero el pasado día 12, esta vez en la sede regional que el partido tiene en la calle Quart. Anteriormente, el mismo edificio fue objeto de una agresión con pintadas en la fachada.

Barberá , quien aplazó un acto de la campaña electoral en Orriols para visitar la sede de Ruzafa , condenó este ataque de “violencia extrema” y animó a los militantes a seguir trabajando para “convertir estos explosivos en más votos”.

“Rechazo esta concepción irracional de la participación que tienen algunos de la democracia. Nosotros trabajamos con las palabras y los votos”, dijo la primera autoridad local.

El aspecto de la planta baja era desolador, con las paredes ennegrecidas, algunos ventiladores estropeados y trozos de cortina en el suelo. Además, el calor de la explosión y posterior incendio causó también la rotura de la mayoría de cristales de la fachada.

Numerosos militantes se acercaron por la mañana para contemplar los destrozos causados por el atentado. Uno de ellos fue el vicesecretario general en la Comunitat, Ricardo Costa, quien comentó la “más absoluta repulsa a este tipo de actos que suponen un ataque muy claro contra la ciudadanía en general, contra los principios democráticos y de libertad de expresión que los partidos políticos defendemos, mantenemos y luchamos por ellos”.

El dirigente político destacó con “mayor énfasis” su condena a los hechos por estar inmersos en la campaña electoral. Insistió en que los hechos son “un ataque contra los cien mil militantes del PP y contra los cinco millones de ciudadanos de la Comunitat, así como contra todas las personas que durante estas fechas defendemos los principios democráticos y constitucionales”.

Otros partidos se sumaron a la repulsa por la agresión. Fue el caso del secretario general del PSPV en Valencia, Rafael Rubio, quien condenó el ataque y ofreció, en nombre de “todos los socialistas”, apoyo para esclarecer este suceso y detener a sus responsables.

La sede continuará abierta a pesar de los destrozos, debido a que la persiana no se ha estropead, según indicaron fuentes de la candidatura electoral de Barberá.

pmoreno@lasprovincias.es

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS