Lunes, 21 de mayo de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

ELECCIONES 27_M | LOS POPULARES
El PP trata de combatir el exceso de euforia y advierte de que no sobra ningún voto
Camps vaticina que su partido volverá a gobernar la Generalitat, los Ayuntamientos de las capitales y las tres Diputaciones
Camps vaticina que su partido volverá a gobernar la Generalitat, los Ayuntamientos de las capitales y las tres Diputaciones
El PP valenciano enfila la recta final de la campaña electoral convencido de la victoria el 27-M. El último domingo antes de la cita electoral, los populares celebraron la IV Fiesta de la Familia en el cauce del río con la sensación de que los sondeos buenos son los que vaticinan que el PP revalida su mayoría absoluta.

Y por ese motivo, el mensaje de ayer se dirigió a cortar el exceso de euforia. Tanto el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, como sobre todo la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, se esforzaron en avisar a los asistentes al acto –casi 3.000 personas– que el partido no está ganado, que el árbitro no ha pitado el final, y que hasta el rabo, todo es toro.

La candidata a la alcaldía fue la más clara a la hora de lanzar ese aviso. Barberá, de blanco impoluto –igual que Camps– avisó: “Nada está decidido ni ganado. Y no sobra ningún voto”, señaló textualmente. Jaleada por los asistentes a la fiesta convocada por los populares –que incluyó la actuación del ‘triunfito’ Vicente Seguí y varias paellas gigantes– Barberá proclamó su rechazo a “los tripartitos, a los caballos de Troya que esconden el separatismo y el catalanismo, que defienden la segunda república”, advirtió.

Los populares parecen sugerir que el discurso de defensa de la señas de identidad puede ser uno de los ejes principales de la recta final de campaña. La candidata popular a la alcaldía aseguró que el PP “es el partido que defiende con más convicción nuestra Senyera y nuestro himno. Somos los que mejor defendemos los intereses de los valencianos”, insistió.

Y junto al valencianismo, las críticas al Gobierno de Rodríguez Zapatero. La candidata a la alcaldía denunció “que el Gobierno de Zapatero es el que más ha agraviado a los valencianos. Y nosotros le vamos a plantar cara”, dijo. La referencia al presidente del Gobierno animó a algunos de los asistentes más jóvenes a repetir a coro el “cero, Zapatero”, que amenaza con convertirse en himno alternativo del PP valenciano.

En el marco de la Fiesta de la Familia, Barberá proclamó que el PP es el partido “que defiende de verdad a las familias”, que constituyen “el núcleo auténtico de la sociedad”. Hablando de familias, era imposible no hacer mención al V Encuentro Mundial que presidió Benedicto XVI. Barberá anunció diversas iniciativas dirigidas a las familias, como fomentar la educación en valores, ampliar el cheque escolar, bonificar el IBI para familias numerosas, la prevención de la violencia escolar, y hasta recuperar el cine de verano. La candidata del PP señaló que es imprescindible “que nadie pare a Valencia”.

Por su parte, el candidato del PP a la presidencia de la Generalitat, Francisco Camps también hizo algunas referencias a la necesidad de que el votante del PP no se olvide de acudir a votar el próximo domingo. El líder popular señaló que es necesario que esa gran familia que es la Comunitat Valenciana tiene que seguir trabajando unida. “Y la única manera de despejar inquietudes es votando el 27-M”.

En otro momento de su intervención, el líder del PP volvió a señalar que quedan sólo siete días para las elecciones: “Sólo pido que seáis conscientes de que decidimos nosotros. Y para poder seguir decidiendo nuestro futuro, hay que votar al PP”.

Camps, que siguió toda la intervención de la alcaldesa Barberá con Miguel, un niño de siete meses, en brazos, aseguró que los jóvenes que por primera vez van a poder ejercer su derecho al voto “también nos van a dar de forma mayoritaria su voto”. El líder del PP recordó que en la Comunitat, cuando gobernaban los socialistas, “no funcionaba nada. Todo era gris y pesimismo. Ahora, aquí hay color, futuro y prosperidad”, añadió.

Ganar las elecciones
Aunque el PP trata de huir de la euforia, el propio líder de los populares admitió en su intervención que las previsiones son óptimas. Ni la publicación de algún sondeo que pronostica que la victoria del PP podría estar en riesgo inquietó lo más mínimo a Camps. Más bien, lo contrario. El líder del PP no tuvo inconveniente alguno en vaticinar que las elecciones “las va a ganar el PP”.

Y dijo más. Camps señaló que, a siete días de la cita en las urnas, “desde la presidencia de la generalitat, que seguirá siendo del PP, desde los ayuntamientos de las tres capitales de provincia, que también lo serán, y desde las tres diputaciones, que también van a ser populares, mi compromiso es trabajar todos los días por defender nuestras señas de identidad, el agua y las inversiones. Ese es el compromiso de los que vamos a seguir gobernando nuestras instituciones”, anunció.

El candidato del PP no dejó pasar la oportunidad tampoco de hacer referencia al adversario. “La única alternativa es un tripartito a la catalana”, dijo. Y añadió: “los que no nos quieren, los que quieren cambiar el nombre de nuestra tierra, los que no nos dan agua y los que tienen una terrible envidia de cómo se ha puesto la Comunitat”.

¿Y quién está detrás de ese tripartito? “Zapatero” se respondió a sí mismo Camps. El “cero, Zapatero” volvió a sonar, y el líder del PP valenciano aseguró que el presidente del Gobierno quiere “una Comunitat Valenciana ingobernable, sin futuro y sin prosperidad”. Por eso, Camps se mostró convencido de que los valencianos le van a contestar el 27-M “que quieren un Gobierno serio, responsable y comprometido con Valencia”.

Tras las intervenciones, los cerca de 3.000 asistentes a la Fiesta de la Familia pudieron disfrutar de las paellas gigantes. En el acto se vio al director de campaña del PP, Vicente Rambla; al coordinador de la campaña, Rafael Blasco; al vicesecretario regional del PP, Antonio Clemente; a los candidatos Maritina Hernández y Antonio Clemente, los consellers Juan Cotino y Alicia de Miguel, así como a un buen número de miembros del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Valencia.

Los discursos concluyeron con la interpretación del himno regional. Antes de que comenzaran, el grupo de danzas Santa Bárbara amenizó la espera. Al finalizar sus intervenciones, Barberá y Camps se vieron asediados por decenas de asistentes que no pararon hasta poder saludarles y aprovecharon para fotografiarse con ellos.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS