Lunes, 7 de mayo de 2007
Registro Hemeroteca

en

C. VALENCIANA

Castellón
Una experta pide que se reconozca el síndrome del profesor quemado
Despersonalización, distanciamiento con el trabajo, sentimiento de culpabilidad y de escasa realización profesional son algunos de los síntomas para reconocer el llamado síndrome del profesor quemado , una afección que se ha detectado en los últimos años en el sector docente por la “conflictividad de baja intensidad” en las aulas y que aún no está catalogada como enfermedad laboral.

La inclusión de este síndrome en el catálogo profesional es precisamente una de las principales tesis que reivindica el libro El profesor quemado , de la valenciana Beatriz Rabasa.

La autora, profesora en un IES y miembro del Consejo Escolar Valenciano, realiza en esta obra una radiografía de las causas, consecuencias y posibles soluciones a la desmotivación del profesorado, al tiempo que “rompe con el tópico de que esta profesión es un paraíso”.

Rabasa explicó que este síndrome “aparece en colectivos como el de la enseñanza y el personal sanitario, que entran en contacto directo con sus clientes, causado por problemáticas “de baja intensidad, que no suponen agresión física, pero sí falta de respeto y de disciplina”.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS