Sábado, 17 de marzo de 2007
Registro Hemeroteca

en

ESPAÑA

españa
Juan Antonio Roca consiguió que le tocara ocho veces la lotería en sólo seis meses
La familia del ex asesor de Urbanismo de Marbella percibió 600.000 euros en premios
La familia del ex asesor de Urbanismo de Marbella percibió 600.000 euros en premios
Ni la Bruja de Oro de Sort, ni la diosa Fortuna ni nada de nada. La suerte se llama Juan Antonio Roca. Los investigadores del caso Malaya han descubierto que al ex asesor, más concretamente a su familia, le tocó la lotería ocho veces en poco más de seis meses. ¿Golpes de suerte? El juez Torres lo considera una maniobra para blanquear dinero negro.

Según confirmaron al diario Sur fuentes de la investigación, la reiteración de premios que recayeron en la familia Roca en tan corto espacio de tiempo ha motivado la detención de la mujer del ex asesor, de su hija, de su cuñado y de una empleada de su confianza que trabaja para él en la inmobiliaria One Properties.

Los funcionarios de la Sección de Blanqueo de la Udyco-Costa del Sol y de la Agencia Tributaria descubrieron que la mujer del presunto cerebro de la trama, María Rosa Jimeno, su hija, María Roca, y su hijo, menor de edad, resultaron agraciados en ocho sorteos de la Lotería Nacional, la Quiniela, la Bonoloto y la Once en poco más de seis meses durante el año 2005.

En ese periodo, la familia Roca obtuvo premios en juegos de azar por valor de 600.000 euros. Curiosamente, la misma cantidad (entre décimos y dinero en metálico) que se encontró en la caja fuerte del banco donde trabajaba como director el cuñado de Roca, Antonio Jimeno, tras una auditoría interna de La Caixa, lo que motivó su despido inminente.

El juez Miguel Ángel Torres, que instruye el caso Malaya, ordenó la semana pasada la detención de todos ellos ante la más que evidente presunción de que esos décimos hayan sido comprados por el propio Roca, a nombre de su mujer y sus hijos, para blanquear el dinero negro que obtenía de sus diversos negocios. El sistema urdido por el ex asesor es tan antiguo como los juegos de azar. Al parecer, su cuñado, hasta el año pasado director de la sucursal de La Caixa en la avenida de La Libertad de Los Alcázares (Murcia), era supuestamente quien se enteraba de las personas del municipio o de los alrededores a las que les había tocado la lotería. Lo tenía relativamente fácil, ya que los décimos premiados con más de 3.000 euros se depositan o, al menos, se cobran en el banco.

Dinero negro
A partir de ahí, el presunto cerebro de la trama malaya, al parecer, se hacía con el boleto agraciado por una cifra ligeramente superior a la del premio, lo que le permitía supuestamente convertir el dinero negro en absolutamente legal. La lotería, por qué no, le puede tocar a cualquiera.

Al fin y al cabo es un problema de probabilidades. Según un estudio publicado en 2005 por la revista ‘Consumer’, basado en la regla de Laplace, la posibilidad de que toque el primer premio del Gordo de la Navidad jugando un décimo es de 1 entre 14,5 millones. En el sorteo de los jueves de la Lotería Nacional, es de 1 entre 600.000, mientras que, para el cuponazo de la Once, asciende a 1 entre 15 millones. Si lo que se juega es una quiniela futbolística, siempre jugando un solo boleto, las posibilidades son de 1 entre 5 millones. Atendiendo a estos cálculos matemáticos, la probabilidad de que una misma familia –madre, hija e hijo del ex asesor– resulte agraciada ocho veces en poco más de seis meses es casi inexistente, ni siquiera invirtiendo en lotería los 9.066 euros mensuales que Roca percibía del Ayuntamiento marbellí y las ganancias de la tienda de su mujer.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS