Martes, 13 de marzo de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Valencia
“Es mi última idea para Valencia”
El director de cine Luis García Berlanga habla de la falla que se plantará en el Carmen basada en un diseño suyo
El director de cine Luis García Berlanga habla de la falla que se plantará en el Carmen basada en un diseño suyo
la ilusión que hace veinte años tuvo el director de cine y reconocido erotómano Luis García Berlanga al proyectar una falla para la plaza del Ayuntamiento, titulada Historia de una mamella , se convierte ahora en realidad en la berlanguiana comisión Mossén Sorell-Corona, al transformar en monumento fallero los sueños del ilustre valenciano.

Luis García Berlanga, a pesar de su delicado estado de salud, habló para LAS PROVINCIAS, no sin antes advertir que se encontraba “muy mal, pero hablaré contigo porque me acuerdo cuando ya en los años 40 escribía para vosotros”.

A continuación, recordó algunos aspectos del nacimiento de la idea de la mamella que surge en 1987 cuando con su amigo Manuel Vicent contempla la cremà de la falla de la plaza del Ayuntamiento, obra del desaparecido Manolo Martín.

“Vicent me dijo que para el año siguiente se podía plantar una idea mía. De repente le dije que si fuera una enorme teta sería fantástico. Sería una teta con un delicioso pezón como fuente de la vida. Gustó, pero no se hizo nada y eso que la idea era convertirla en una carpa grande para hacer actos bajo de ella”.

¿Quién mama de la teta? Luis García Berlanga señaló: “Todos maman de la teta como si fuera un reguero de hormigas. Le dimos la idea al alcalde Pérez Casado, pero se perdió en el Ayuntamiento y nadie me dijo nada. Por eso ahora que se planta esta falla, para mí es la última idea que aporto a Valencia”.

Una teta, en valenciano mamella , es para Luis García Berlanga el elemento femenino más seductor. En este caso se convierte en esencia fallera al tener como soporte una peineta de las usan las valencianas cuando lucen el traje regional.

Películas similares a las Fallas
El director de cine valenciano afirma que la mayoría de sus películas “tienen similitud, sabor y carga grotesca con los ninots de falla, porque son esperpénticos y sentimentales”.

Acerca de esas glándulas mamarias que tanto hechizan y sugestionan al director de cine valenciano, aclaró: “De las últimas tetas que están muy bien son las que contemplé a Concha Velasco en la película París-Tombuctú , aunque aquí el culo también era magnífico. Es una artista que ha trabajado mucho conmigo y la quiero. La mamella que van a convertir en falla bien podría ser la de ella, aunque me acuerdo de que en Valencia hay una artista de enormes tetas que se llama Rosita Amores”.

La mamella está siempre presente en la vida de García Berlanga: “Una teta tiene resonancias eróticas y hortofrutícolas. Es lo mejor”.

Acerca de si la teta se puede convertir en un icono, el director de cine valenciano dijo: “Es un icono de naturaleza ancestral y sensual se que se convierte en mitad fertilidad y síntesis expresiva del amor carnal”. El novedoso monumento fallero que este año planta la comisión Mossén Sorell quiere parecerse a una película más de García Berlanga, teniendo en cuenta que al analizar su densa filmografía se puede asegurar que sus películas son auténticas fallas y sus personajes recuerdan a los ninots.

Historia de una mamella supone una de las más interesantes citas artísticas en la producción del maestro García Berlanga con la que se rinde homenaje a una de sus grandes fuentes de inspiración: las Fallas de Valencia.

Luis García Berlanga aquel joven valenciano que nació un 12 de junio de 1921, director de cine y guionista del cine español, decidió estudiar Derecho y Filosofía y Letras pero su verdadera vocación lo condujo a ingresar en el Institut de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas de Madrid en 1947.

Debutó como director en 1951 con la película Esa pareja feliz , en la que colaboraba Juan Antonio Bardem. Junto a éste se le considera uno de los renovadores del cine español de la postguerra. Entre sus películas destacan títulos inolvidables como Bienvenido, Mister Marshall o El verdugo .

Entre los muchos galardones hay que destacar el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, en 1986 y en 1993 el Goya al mejor director por Todos a la cárcel .

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS