Viernes, 9 de marzo de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

EDICIONES
Gandia pedirá a la jueza que no cierre el casal por el interés turístico de las fiestas
La comisión Mosquit remite a la magistrada un informe sobre el ruido del local
La comisión Mosquit remite a la magistrada un informe sobre el ruido del local
Los falleros de la comisión Mosquit del Grau de Gandia no están dispuestos a quedarse de brazos cruzados y ver como les cierran el casal una semana antes de la fiesta que han preparado un año. En ese sentido, el Ayuntamiento local está estudiando solicitar a la jueza que instruye el caso que reconsidere su decisión ante la importancia turística de la fiesta josefina en la ciudad.

El juzgado número cuatro de Valencia dictaminó el cierre cautelar del local, ante la denuncia que presentó un vecino por ruidos y ante la carencia de licencia del local. El alcalde, José Manuel Orengo, reveló que ya ha puesto a trabajar a los servicios jurídicos de la Corporación municipal. “Estamos valorando la posibilidad de que se otorgue una licencia provisional para que se pueda desarrollar la actividad durante la semana fallera”, relató.

El local cuenta con una licencia de “primera utilización”, tal y como señaló a LAS PROVINCIAS el responsable de Medio Ambiente, Joan Francesc Peris, por lo que esta que propone el alcalde debería ser una documento casi definitivo. Pero la máxima autoridad local no descartó la idea de solicitar de manera formal “una revocación del auto” que dictamina la clausura cautelar de local.

Según Orengo, esta idea la argumentarían en base a la importancia que tiene la fiesta fallera en Gandia. “Si se determina pedir una revocación del auto se alegarán cuestiones de interés general de la fiesta, ya que está declarada de interés turístico”, aseveró el primer edil. Pero ante todo esto, la autoridad local pidió cautela y un tiempo prudencial, de al menos 24 horas, para poder tomar alguna decisión.

Y resaltó que como representante de una administración pública intentará buscar alguna solución dentro del marco jurídico, pero con el sentido común. Orengo justificó el retraso en la concesión de la licencia del local basándose en que no está claro cuál es la actividad en la que habría que enmarcar a los casales. Por su parte el presidente de la Federación de Fallas de Gandia, Jesús García, reconoció que los casales están en un vacío legal que habría que determinar.

Informe
Desde la directiva de la falla informaron que van a remitir a la jueza que ha dictado el cierre cautelar del local el informe que documento que faltaba para que el Consistorio les otorgara la licencia definitiva, una medición de ruido. El secretario de la comisión, Antonio Martí, señaló que el miércoles se reunió con técnicos municipales que le dijeron ‘‘que sólo falta adjuntar un documento para la licencia definitiva, el certificado de la empresa que realizó la medición de ruido del local”.

El festero matizó que ese documento se iba a remitir de “inmediato” al juzgado número 4 de Valencia, aprovechando que el Consistorio aún no tiene notificación alguna sobre la medida cautelar de la juez.

Por otra parte, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá , apeló al “diálogo” y la “buena voluntad” para hacer posible la “convivencia” entre Fallas y vecinos. Declaraciones que hizo al ser preguntada por la sentencia que cierra un casal en Gandia, auto sobre el que no se pronunció.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS