Domingo, 11 de febrero de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Valencia
Sagunto buscará en una excavación subacuática antiguas naves romanas y naufragios desde el V a. C.
El yacimiento protegido del antiguo puerto marítimo se ampliará en 641 hectáreas para hacerlo visitable
Una excavación subacuática radiografiará el lecho marino más próximo a la costa del puerto romano de Sagunto en busca de navíos romanos, cargamentos y restos de naufragios de entre el siglo V a. C. y el XIX. El BIC del Grau Vell se ampliará en 641 hectáreas para hacerlo visitable en un futuro.
Restos de naves romanas, cargamentos sumergidos en naufragios, ánforas, anclas, vajilla y sillares de piedra labrada de antiguas construcciones. Estos son algunos de los vestigios que los expertos buscarán bajo las aguas de Sagunto en una excavación sub acuática, que se realizará en el sector marítimo del Bien de Interés Cultural (BIC) del Grau Vell, para su posterior ampliación como yacimiento protegido.

Los expertos buscarán elementos datados entre el siglo V a.c. y el XIX. El objetivo es rastrear y documentar cada palmo de terreno en busca de enseres y vestigios del pasado comercial y marítimo del puerto saguntino.

La Dirección General de Patrimonio estableció, en enero de 2006, con la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) la necesidad de excavar y poner en valor el relevante BIC, tanto en su sector terrestre como submarino, dentro de los planes de ampliación portuaria, que se están diseñando actualmente. La APV realizará una prospección arqueológica subacuática de detalle, sin precedentes hasta el momento, que permitirá documentar los yacimientos submarinos conocidos, así como localizar otros que pudiesen encontrase en la zona de afección.

Bajo las aguas del puerto romano se encuentran sumergidos los restos de varias naves romanas, así como parte del cargamento que solían transportar dichos navíos mercantes.

Trámites
Los expertos esperan descubrir restos de ánforas, anclas, vajillas y enseres de la vida cotidiana de los navegantes que frecuentaban el puerto de la vieja Saguntum.

Patrimonio ha iniciado ya los trámites para documentar los vestigios, tanto terrestres como subacuáticos del BIC, e incluir los últimos descubrimientos realizados en la zona, como varios enterramientos de época romana y un posible pecio de dolia del siglo I.

La ampliación del yacimiento protegido se ha cifrado en 641 hectáreas para asegurar la protección jurídica de la riqueza arqueológica de la zona marítima saguntina.

Una vez la APV defina su calendario de actuaciones, Patrimonio establecerá los pasos a seguir en el yacimiento, para que sea excavado íntegramente y puesto en valor, es decir, pueda ser disfrutado por el público dentro de un espacio reservado en las nuevas infraestructuras que en el entorno se están proyectando. Pero todavía no se han dado plazos.

Un filón documental
Los restos de actividades humanas realizadas en el mar son un filón arqueológico todavía por descubrir. De hecho, los especialistas hablan de la existencia de enormes sillares de piedra que pudieron pertenecer a una construcción de grandes dimensiones como un faro para los navegantes.

Una prospección anterior realizada en el año 2002 por la Autoridad Portuaria de Valencia confirmó que en el lecho marino descansaban piedras talladas de gran tamaño.

Parte de estos vestigios sumergidos fueron detectados ya en plena década de los ochenta, en 1985 por arqueólogos de la Universitat de València mediante estudios subacuáticos sobre un área de cinco kilómetros, según datos aportados por la catedrática, investigadora y directora de excavaciones en el BIC saguntino, Carmen Aranegui.

morvedre@lasprovincias.es

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS