Martes, 6 de febrero de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Valencia
El Ayuntamiento reclama al Gobierno que aplace la prohibición de tirar petardos a menores de 12 años
Crespo propone que los niños puedan disparar pólvora acompañados por padres o mayores de edad
El Ayuntamiento exigirá al Gobierno que aplace la prohibición de tirar petardos a los menores de 12 años hasta que la polémica medida no se haya debatido con los sectores afectados, como los pirotécnicos. A su vez, propone que la restricción se suavice para permitir a los niños disparar pólvora, siempre bajo la tutela de los mayores.
Sin que nadie lo supiera en Valencia, el Gobierno aprobó este sábado una orden que impide a los menores de 12 años comprar y tirar cualquier tipo de petardo, lo que levantó ayer las críticas del Ayuntamiento y la Junta Central Fallera. Antes, la limitación estaba impuesta en ocho años, por lo que se ha incrementado la franja de edad en cuatro más.

El concejal de Ferias y Fiestas, Félix Crespo, anunció por la tarde y en la sede de la Junta que hoy presentará una petición de moratoria, con la finalidad de que la orden se debata con los diferentes agentes implicados, como los pirotécnicos o los técnicos expertos en manipulación de la pólvora.

Crespo, que dejó la puerta abierta a la adhesión de todas las instituciones que quisieran sumarse a la petición, cargó contra la “insensibilidad” y “desconsideración” mostrada por el Gobierno hacia el mundo de las Fallas, al decretar una normativa de este tipo apenas un mes y medio antes de que comiencen las Fallas.

El presidente de la Junta señaló además que la moratoria debería estar acompañada de una petición para que se estudie la posibilidad de establecer un excepción que permita a los menores de 12 años disfrutar de artefactos pirotécnicos sin riesgo, siempre que estén acompañados de los padres o de un mayor de edad. “¿Acaso se va a prohibir a un niño encender una bengala durante un cumpleaños?”, se preguntaba el edil.

Directiva europea
“Confiamos en que (la moratoria) permita a los responsables entender que la cultura y la tradición de la Comunitat han de conocerse en profundidad antes de lanzar una prohibición contra cientos de años de tradición”, sentenció Crespo.

La orden ministerial surge como medida del Gobierno para aplicar la directiva europea de obligado cumplimiento aprobada en noviembre de 2006, que regula todos los aspectos relacionados con los explosivos. Si bien legisla cuestiones muy variadas, desde el Ejecutivo sólo se ha trasladado a las leyes españolas la limitación de edad.

“Al niño se le puede enseñar la pirotecnia”, añadió el presidente de la Junta, argumentando que existen cursos de concienciación sobre el uso de los petardos organizados por diferentes sectores. Por otro lado, quiso dejar claro que no se opone en absoluto a la protección del menor. Crespo apuntó que ni desde el Ayuntamiento, ni la Delegación de Gobierno ni la Junta Central Fallera habían tenido noticia de la nueva normativa.

Ni siquiera los pirotécnicos fueron preguntados, como explicaba ayer a LAS PROVINCIAS Guillermo Brunchú, secretario general de Piroval, la asociación de empresas de pirotecnia de la Comunitat. “Nos llega impuesta, por lo que no la valoramos, aunque sí que lamentamos las formas”, explicó.

Los quiosqueros tampoco ven con buenos ojos la medida. Desde la asociación de vendedores de prensa de Valencia se han cuantificado las pérdidas durante las Fallas en 3.000 euros de media por establecimiento de la ciudad.

El problema es que a muchos puntos de venta o incluso comisiones falleras la limitación les ha cogido con los pedidos realizados en el caso de los primeros y con actividades pirotécnicas programadas a los segundos.

“Toda la vida ha habido petardos en los quioscos cumpliendo la normativa con las pertinentes licencias, y llevamos muchos años en los que ningún menor entra a comprar solo”, señaló José Miguel Sánchez, secretario de la asociación de vendedores.

Sánchez señaló que la recaudación por venta de productos pirotécnicos durante la semana fallera asciende a un 30% de las ventas generales de los quioscos.

La orden ministerial, que viene firmada por la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, entró en vigor un día después de su publicación en el Boletín Oficial del Estado, es decir, el domingo.

La normativa también interviene en el proceso del etiquetado, donde debe figurar el nombre genérico del petardo, además de la denominación comercial. Fuentes de Piroval explicaron que para esta adaptación tendrán hasta un año de tiempo.

Además de la prohibición de tirar petardos de la clase I (bombetas o bengalas) a los menores de 12 años, se regulan también la venta y el uso de los de clase II, que sólo podrán ser arrojados por mayores de 16 y los de clase III, en este caso, sólo utilizables por mayores de edad.

La directiva europea establece un plazo de tres años para que las administraciones la asuman en su legislación, aunque en este caso, no ha pasado más que un par de meses antes de que el Gobierno diera luz verde a esta orden que establece las restricciones.

jbatista@lasprovincias.es

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS